Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

ZP de public relations

Miguel Massanet
Miguel Massanet
lunes, 23 de junio de 2008, 23:52 h (CET)
Resulta algo chocante y, se podría decir que poco menos que una frivolidad, el anuncio del señor Rodríguez Zapatero, de que se va a constituir en la imagen de España para visitar, como nuevo Marco Polo, todos los países para convencer a sus empresarios, con su natural facultad para llevar al huerto a incautos y desapercibidos, que se vengan a España, la tierra del sol, de los toros y de los buenos yantares a hacer sus inversiones, para así conseguir que nuestro país salga del marasmo en el que está sumergido. Como utopía puede que no esté mal; como quijotada puede que tenga un cierto aire romántico y como jefe del Estado español no puede ser tomada esta iniciativa más que como uno de sus prontos, una de estas ideas que se forjan en su imaginación y que, seguramente, le deben haber aplaudido De la Vega y Pepiño Blanco, para sacárselo de encima durante una temporada.

Dice nuestro Presidente que va a trasmitir “una imagen atractiva y sólida” de España. Lo cierto es que, si no tiene dotes de brujo o habilidades de prestidigitador o la labia de un vendedor de feria, le va a ser muy difícil que los ciudadanos de otros países, en tiempos de crisis, con sus propios problemas internos y recelosos ante lo que les pueda reservar el porvenir económico, se presten a dejarse engatusar por nuestro particular mister Bean, el que, como garantía de su veracidad, de su credibilidad y de su buena fé, seguramente podría esgrimir los engaños a los que sometió al pueblo español cuando, a hurtadillas y a espaldas de la oposición, negociaba entregar el País Vasco con Navarra incluida a los etarras; o quizá, la fidedigna y clara información que directamente o por medio del señor Solbes nos hizo tragar, al afirmar que España estaba inmune a la crisis inmobiliaria o, puede que les pueda explicar, en un lapsus de honradez, como en Catalunya las empresas extranjeras hacen cola para marcharse para evitar las cacicadas del Tripartit, que les hace la vida imposible con el tema del idioma, las dificultades para ajustar sus plantillas o la imposibilidad de enviar a los hijos de los empleados extranjeros a un colegio donde se les enseñe el castellano ( idioma que hablan más de 500 millones de habitantes y que en EE.UU es la segunda lengua más hablada) obligándoles a una escolarización en catalán, idioma que es desconocido como no sea para los propios catalanes.

Pero, lo que es evidente que está ocurriendo es que, nuestro ZP, ante la imposibilidad de dar una buena noticia económica, prefiere hacer brindis al sol. Desautorizado por los mismos miembros de su Ejecutivo, que han debido claudicar y admitir que estamos en crisis, si no recesión, y que los años que nos esperan serán de aquellos de esperar sentados, para no cansarse, aguardando a que los malos augurios, en los que el señor ZP no cree, pero que parece que van a ser inevitables, transcurran, si es posible con los mínimos destrozos, y regrese cuanto antes la bonanza para que podamos lamernos las heridas causadas en nuestras propias finanzas y rogar al Señor que nos dé una mano para superarnos del trancazo. Porque, seamos claros, o el señor ZP se cree que en el extranjero no hay nadie que lo supere en listeza y que, por lo tanto, los va a hacer comulgar con ruedas de molino o, resulta verdaderamente risible, que nos salga con esto de vender la imagen de una España atractiva y sólida. En primer lugar porque es cenizo. Si señores, pronosticó la victoria en la elecciones alemanas de Schroeder (quien, por cierto, también quería favorecer a los homosexuales), mofándose de la Merkel y, miren por donde, la victoria fue para ésta. En Francia apoyó a la Segolene Royal y quien venció fue Sarkozy. En España ha apostado por el Barcelona y desde que el equipo catalán tiene su apoyo, no ha ganado ninguna competición ¿es o no es gafe? En segundo lugar, porque es vox populi que la burbuja inmobiliaria española era mayor que la del resto de países europeos y el batacazo que ha sufrido el sector de la construcción, a la vista está, nos ha puesto al borde de la recesión. Nuestra inflación está un punto por encima de la del resto de Europa; nuestro endeudamiento roza peligrosamente el listón de la quiebra; el endeudamiento de las familias va creciendo y los impagos bancarios van camino de alcanzar el 3%.

Nos podríamos preguntar ante la que nos está cayendo, ¿qué se propone el señor ZP? Están dando palos de ciego poniendo emplastes a los agujeros que la recesión va produciendo; el desempleo ha obligado a inyecciones de 2.500 millones de euros para atender a las nuevas prestaciones y lo único que se le ha ocurrido al jefe del Gobierno es salir a hacer propaganda de España para que los empresarios extranjeros vengan a poner su dinero en empresas españolas o a montar nuevas empresas en nuestro país. ¿Acaso pretende hacernos creer el señor ZP que los inversores extranjeros no saben cómo está nuestra economía?, ¿puede que este iluso todavía se crea que podemos convencer a los alemanes – a los que acabamos de ofender con el affair de la compañía Air Berlín – para que vengan a perder sus euros para ayudar a España? Si alguien se anima a venir será para hacer como las hienas o sea, aprovecharse de nuestras desgracias para sacar el mayor beneficio posible que, por supuesto, se lo llevará a su país de origen o a las Islas Caimán. No, señor ZP, su sitio lo tiene en España, al pie del cañón, para demostrar a los que le votaron que no los engañó y que es capaz de superar la crisis. Si quiere promocionar la imagen de España mande a la nueva ministra de Igualdad, a esta que dicen que es guapa aunque tenga poca materia gris. Total, no sirve para nada y puede que con su “palmito” pueda engatusar a algún millonario, tipo señor Slim, para que venga a echarnos una mano. Pero usted, señor Zapatero, a dar la cara ¡basta ya de escurrir el bulto!

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris