Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Un saludo y gracias

Samuel Escámez (Huesca)
Redacción
lunes, 23 de junio de 2008, 23:37 h (CET)
Ahora que tenemos Ministerio de Igualdad, podría la Sra. Ministra aprovechar para meter mano a la discriminación que sufren las deportistas profesionales (o que deberían serlo) respecto a sus colegas masculinos.

Y no es que tenga que obligar a las sociedades deportivas a la equiparación salarial sino a que, los medios públicos de comunicación, le rindan la misma cobertura a los acontecimientos deportivos protagonizados por féminas que la que rindan al resto; en especial, los relativos al fútbol, baloncesto, ciclismo, y otros deportes de masas. Sería un buen comienzo para que las mujeres alcancen el protagonismo que se merecen y las ventajas económicos que ello conlleva. Por otra parte, la financiación pública de los clubes deportivos debería enfocarse hacia el deporte de base, en el que se puede incluir al femenino, y no tanto a los clubes que dilapidan cantidades astronómicas en fichajes que, a veces, resultan ser un fiasco. No se puede consentir que los equipos femeninos tengan como fuente de financiación la venta de calendarios eróticos. Ni es serio ni justo. Es cuestión de voluntad política.

Noticias relacionadas

​La política de la posmodernidad

Algo cambia en el panorama político español. Parece que la sociedad sean aficionados pendientes del mercado de fichajes

​Mariano Llano y la Guerra del Chaco que nos ocultaron

Acrobáticos esfuerzos se han hecho para negar la participación de intereses empresariales en una guerra sudamericana importada desde Wall Street

Cercanía, clave para la educación a través del ejemplo

La educación a través del ejemplo es eminentemente ética

​Desocupación en la era del “Capitalismo irónico”

“Tenemos que visualizar que el capitalismo puede generar múltiples tipos de desocupados: los “latentes”, “los intermitentes” y los que el sistema ya ha consolidado como tales”

En el bienestar de los demás reside nuestra propia satisfacción

La placidez se alcanza a través de la certeza de ser yo en mi personal identidad y de no sentirse perdido
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris