Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El signo de la Cruz

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
lunes, 23 de junio de 2008, 23:37 h (CET)
Con ley o sin ella, la retirada de símbolos religiosos de lugares públicos, pone a las claras una flagrante violación del artículo 18 de los Derechos Humanos, que considera el derecho pleno a la libertad religiosa. Una buena noticia saltó recientemente a la Prensa: por motivos artísticos, de cultura y de respeto a los símbolos religiosos, don Alberto Belloch, Alcalde de Zaragoza, defendió el crucifijo en el Ayuntamiento; por tanto, en los lugares públicos. No se cortó este Magistrado de profesión y ex ministro socialista de justicia e interior con Felipe González. Dijo con contundencia: "las sociedades más maduras son las que no cambian las costumbres y tradiciones, sino que las acumulan y superponen". Me trae, a la memoria, al viejo Profesor, al socialista Tierno Galván, que no tuvo empacho en responder al que quería retirarle el crucifijo de su despacho de la Alcaldía de Madrid: " no hace daño a nadie, es un símbolo de paz".

La retirada de los crucifijos es una muestra de intolerancia y de ignorancia supina, un signo de autoritarismo.

Hay sectores minoritarios cuyas actuaciones me recuerdan a las del Régimen cubano en sus tiempos de obcecada persecución religiosa, y a todos los regímenes comunistas. ¿Por qué se repiten las actitudes totalitarias de esos regímenes dictatoriales ensañados con la religiosidad del pueblo? ¿No será porque no ha habido una crítica seria al Comunismo? No, no se han convertido en demócratas, sino que se sirven de la democracia, como hizo Hitler en Alemania. Cuando no se critica el mal, éste tiende a repetirse.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris