Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El signo de la Cruz

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
lunes, 23 de junio de 2008, 23:37 h (CET)
Con ley o sin ella, la retirada de símbolos religiosos de lugares públicos, pone a las claras una flagrante violación del artículo 18 de los Derechos Humanos, que considera el derecho pleno a la libertad religiosa. Una buena noticia saltó recientemente a la Prensa: por motivos artísticos, de cultura y de respeto a los símbolos religiosos, don Alberto Belloch, Alcalde de Zaragoza, defendió el crucifijo en el Ayuntamiento; por tanto, en los lugares públicos. No se cortó este Magistrado de profesión y ex ministro socialista de justicia e interior con Felipe González. Dijo con contundencia: "las sociedades más maduras son las que no cambian las costumbres y tradiciones, sino que las acumulan y superponen". Me trae, a la memoria, al viejo Profesor, al socialista Tierno Galván, que no tuvo empacho en responder al que quería retirarle el crucifijo de su despacho de la Alcaldía de Madrid: " no hace daño a nadie, es un símbolo de paz".

La retirada de los crucifijos es una muestra de intolerancia y de ignorancia supina, un signo de autoritarismo.

Hay sectores minoritarios cuyas actuaciones me recuerdan a las del Régimen cubano en sus tiempos de obcecada persecución religiosa, y a todos los regímenes comunistas. ¿Por qué se repiten las actitudes totalitarias de esos regímenes dictatoriales ensañados con la religiosidad del pueblo? ¿No será porque no ha habido una crítica seria al Comunismo? No, no se han convertido en demócratas, sino que se sirven de la democracia, como hizo Hitler en Alemania. Cuando no se critica el mal, éste tiende a repetirse.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris