Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Fuera de juego   -   Sección:  

El peor rival, la mejor victoria

Jorge García
Jorge García
domingo, 22 de junio de 2008, 06:04 h (CET)
Decía el escritor inglés Gilbert Keith Chesterton que “los más increíble de los milagros es que ocurren”. La posible (no probable) victoria de nuestra selección mañana a los italianos se podría calificar de milagro. Algo muy difícil de realizar, que incluso puede que no esté en nuestras manos, pero en lo que tenemos una esperanza que no desaparecerá hasta que la última posibilidad, la más remota, se elimine por completo. España de momento cumple con todos los pronósticos para ser eliminada el domingo: dominio total del grupo, máxima expectación, fe ciega (al más puro estilo español) y rival duro en cuartos. Todo nos suena a otras competiciones.

Italia es el peor rival que nos podía tocar en estos cuartos de final. Su nombre nos trae duros recuerdos y malos augurios. Evocan venganza, algo que no es bueno. Tenemos 90 minutos para, por una vez, cambiar el rumbo de la historia, pasar la maldita eliminatoria, sonreír, llegar hasta el final. Ni la ausencia de su mejor jugador, Pirlo, da más ánimos a un ambiente dominado por el máximo respeto y la plena incertidumbre. La diferencia entre Italia y España es que ninguno sabe quién va a ganar, pero nosotros tenemos la total certeza de que lo vamos a pasar muy mal.

Como soy un iluso soñador, miraré esta eliminatoria de la manera más positiva. Con el peor rival posible, podemos conseguir la mejor victoria soñada. Si echamos de Austria a los azzurri, el respeto de los demás crecerá al mismo ritmo frenético que nuestro orgullo por lo conseguido. Sería heroico, una hazaña para los anales de la historia. El día en que España dejó de ser “El atlético de la selecciones”, venciendo al actual campeón del planeta, entrando en el selecto club de los cuatro mejores países del continente.

Los italianos por su parte, han cumplido todos los requisitos históricos para llegar muy lejos. Agónica clasificación de grupos, penalti parado a Rumanía incluido, lluvia de críticas sin piedad y juego vacío, sin nada especial. Sólo jugar para ganar. La historia, incluso la propia inercia, dictan que Italia, ya sea por un rebote o un gol en propia puerta, nos volverá a ganar. Pero si no se repite lo de siempre, si se consigue una victoria tan inesperada, la alegría será mayor y el triunfo más disfrutado. El domingo comeremos espaguetis.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris