Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Refinería, ¿affaire o necesidad?

Ángel Morillo (Badajoz)
Redacción
sábado, 21 de junio de 2008, 03:11 h (CET)
Lo de la refinería de Extremadura, se puede decir cabalmente, según mi humilde opinión, es más un suculento negocio que una necesidad.

Para empezar no tengo muy claro eso de que las energías renovables –la alternativa- sólo cubren el 7% de las necesidades. Será cierto, pero en Extremadura –todavía- gozamos de aire puro y un magnifico sol como en pocas regiones de España, y, según un Sr. llamado Jeffrey D. Sachs, catedrático de Economía y director del Instituto de la Tierra de la Universidad de Columbia, la tecnología más prometedora a largo plazo es la energía solar. El avance más prometedor en cuanto a ahorro energético es, también, para este Sr., la tecnología híbrida conectable a la red para automóviles (las principales marcas de coches trabajan ya en proyectos encaminados al consumo de esta energía y General Motors espera tener lista una versión para el año 2010). Así visto, lo que hay que hacer es invertir en explotar esos recursos naturales en vez de estar dispuesto a gastar tanto en algo que es unánimemente aceptado, contamina mucho (aunque el promotor del proyecto -poco de fiar, por cierto, pues le acaban de condenar a dos de sus directivos por delito medioambiental hace unos días- diga que será una refinería del siglo XXI) y sólo resuelve “el problema energético” temporalmente.

Si tengo muy claro, en cambio, que en la zona donde se va a instalar (si Europa lo permite, que está crudo, pues la Junta ha reclamado recientemente permiso para “poder igualar a otras regiones en emisiones de Co2”, lo que suscita dudas al respecto), con la contaminación, aumentarán los casos de cáncer de pulmón y tiroides, las alergias y el asma entre los niños. Habrá olor a huevos podridos, y la fuga de azufre, que es fácil se produzca, ocasionará irritaciones oculares, nauseas y dolor de cabeza. Los desechos tóxicos –los residuos, que está admitido se producen- nos afectarán seriamente incluso a los de otras zonas: con el humo se dañará el ecosistema, la fauna y la flora se deteriorarán, el clima sufrirá un cambio y el asma será una enfermedad común. O sea: demasiadas posibilidades de muerte prematura.

A pesar de que lo dicho hasta ahora no se puede negar, quienes están a favor de la implantación, principalmente la clase política que manda –gobernar es otra cosa-, no reparan en utilizar para sus fines (¿qué fines serán esos?) cualquier sensibilidad muy acusada en la región como es la emigración de nuestros jóvenes, que se produce, en gran parte, por su culpa. Y sin, por supuesto, entrar en la consideración de que lo que les garantiza la refinería a esos jóvenes –y a todos los que en ella trabajen si se hace- es la misma o peor contaminación que la de Madrid, Barcelona, Bilbao (la industrialización) y un sueldo de la mitad que allí, ya que, Extremadura, como todos sabemos, tiene los salarios más bajos de España y está considerada “la mayor fábrica de pobres relativos (38% actualmente, casi el doble de la media nacional) del Reino”.

También utilizan –en este caso todos los defensores del “monstruo”-, como no podía ser de otra forma, los resultados electorales para afirmar que la ciudadanía está a favor del proyecto. Pero, de verdad, lo diga quien lo diga, los resultados electorales no son producto del deseo de una refinería ni de nada aquí en Extremadura, sino de las macro-empresas municipales en que se han convertido hoy día en nuestra región los Ayuntamientos: pueblos con menos de siete mil habitantes tenían durante las pasadas Elecciones Municipales cerca de trescientos trabajadores en plantilla, muchos de ellos, lógicamente, pertenecientes a la sinecura.

Y en su afán de defensa de la implantación, incluso cuestionan que sea problema el deterioro que pueda sufrir el medio ambiente en la región (ese medio ambiente único del que tanto presume la Junta de Extremadura) sin tener en cuenta que el Sr. Presidente del Gobierno dijo en el discurso de investidura que había que alejarse de las energías dependientes del petróleo refiriéndose, es de suponer, a toda España. Eso si, como posiblemente los extremeños no le importamos mucho aunque uno de sus abuelos naciera en Alange, en Badajoz dijo, durante la campaña electoral, que apoyaba la implantación de una refinería. Más, quién sabe si a lo mejor se refería a una industria para “refinar políticos” (que buena falta hace aquí, como quedó patente en la romería aguada de Alange) en vez de para refinar petróleo.

Es cierto que, como al parecer en el 2013 se van a terminar las ayudas de la UE (que disgusto tendrán algunos latifundistas y algunos ganaderos y agricultores que se han estado fo…), los extremeños podemos pasar apuros y hay que prever alguna solución. Pero yo estoy cansado de leer en todos los periódicos las manifestaciones de los políticos en el sentido de que el futuro está en la ganadería y en la transformación industrial de nuestros muchos y ricos productos del campo (supongo que sin contaminar, claro). No entiendo entonces, el porqué de una refinería que lo puede “pudrir” casi todo, si como dijo alguien: “me dais Extremadura y me comprometo a darle de comer a toda Europa”.

Pienso, para ir terminando, que esta región difícilmente pueda soportar que el 25% de su población sean funcionarios y que encima el paro esté situado cerca del 14% (seis puntos por encima de la media del País) aún a pesar de que la La Junta de Extremadura lleva 25 años repartiendo dinero al mundo empresarial (a algunos, en especial, de manera auténticamente deleznable) para intentar crear empleo sin que haya servido para nada que no sea el enriquecimiento de los que lo recibían y, pudiera ser, que de rebote, para la financiación de la política.

Ahora, con una refinería que vamos a pagar en su totalidad –aunque nos digan que sólo el 20%- y que cuesta más de tres mil millones de euros, se va a dar el “do de pecho” de la expoliación a la ciudadanía y la desvergüenza con un empresario. Me pregunto, por consiguiente, como lo hará mucha gente: ¿se confirmará el affaire y recibirá la política su compensación por los servicios prestados al permitir y financiar (con el dinero de todos) el proyecto de hacer que una de las zonas más ricas de Extremadura solo vea en adelante –como ya he dicho en otra ocasión- cielo gris, azufre y fuego?

Esta tierra –lo sabe todo el mundo menos algunos políticos y el Sr. Gallardo- da de sobra para que vivamos todos, sin problema y sin refinería. Sólo hay que gestionarla bien y no llenarle los bolsillos a unos pocos y querer que haya muchos “sirvientes” como ha sucedido desde siglos.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris