Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

A mis amigos, contemporáneos y afines

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
sábado, 21 de junio de 2008, 03:11 h (CET)
Llega un momento en la vida en el que el conocimiento pasa a la acción. No valen excusas, ni titubeos ni vuelta atrás, cuando hay que crecer, hay que crecer. La teoría siempre avisa de lo que va a ocurrir y la Teoría del Inconsciente indica que frente a un psicoanalista todos son pacientes. El deseo inconsciente tiende a expresarse y cuando no puede hacerlo directamente lo hace a través de la equivocación, el lapsus, los sueños o los propios síntomas. El medio más económico y que, además, desarrolla la inteligencia, es el lenguaje, a través del cual no sólo se expresa el deseo inconsciente, nunca de forma clara y directa, sino que también generamos una energía que no existía antes de la conversación.

En este punto, entiendo que no se puede ni se debe ir interpretando a destajo a las personas, sin un pacto previo no existe psicoanalista. Como si fuera un traje que uno se pone y le hace tener un pensamiento determinado, así es el psicoanalista, una escucha especial que sólo tiene lugar cuando el paciente así lo solicita, ya sea en el diván, en una cafetería o en un restaurante, pero siempre y cuando el paciente sea consciente de que lo es y se haga cargo económicamente de ese tiempo de trabajo. Por ello hoy digo que voy a aprender a mostrar a los demás cómo pueden llegar a tener una sesión de psicoanálisis. Todos los días me encuentro en conversaciones donde la otra persona te cuenta alguna cuestión íntima, te pide consejo, te confiesa algún detalle de su vida sexual, en un pasillo, en un portal y así no se puede ir por la vida. Saber marcarles lo que es una conversación de lo que es una sesión nos hará un bien a todos. Para ello ha de ser necesario un cambio en mí, tolerar como pacientes a personas conocidas y allegadas, poniendo en práctica el pensamiento que ya tengo: uno es diferente en cada situación. En la sesión el que paga es el paciente y el otro el psicoanalista. El resto del tiempo amigos, enemigos, indiferentes, amantes, familiares… lo que corresponda a cada situación.

___________________

Helena Trujillo Luque. Psicoanalista del Departamento de Clínica Grupo Cero. Málaga.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris