Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Obispo y su gabinete teocrático, mitrista y sibarita

Luís Agüero Wagner
Redacción
viernes, 20 de junio de 2008, 01:19 h (CET)
Luego de haber recibido las recomendaciones y las venias correspondientes a las nominaciones por parte de la embajada norteamericana, trámite indispensable en Paraguay para todo gobierno que comienza, el clérigo presidente Fernando Lugo hizo público el gabinete de ministros que lo acompañará en sus gestiones al frente del gobierno teocrático, mitrista y sibarita que asumirá el 15 de agosto en Paraguay.

Todas las nominaciones corresponden a exponentes que figuran en el listado aprobado por el embajador de George W. Bush, James Cason, como pasibles de promoción política, por ser amigos y beneficiarios del imperio norteamericano a través de donaciones de USAID, NED y la IAF.

Aunque el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), la principal fuerza política de su coalición no se quedó con la mayoría absoluta del gobierno, los demás miembros de otros partidos también son conocidos adherentes de la ideología neoliberal, aunque se parapeten detrás de la etiqueta socialdemócrata para suavizar sus tendencias fascistoides y reaccionarias.

Los liberales "químicamente puros" tendrán los ministerios de Justicia y Trabajo, Obras Públicas y Comunicación, Agricultura y Ganadería, y de Industria y Comercio. En Cancillería estará la ingeniera agrónoma, referente del grupo La Nación de Buenos Aires y propagandista del mitrismo en Paraguay, Milda Rivarola, quien probablemente disentirá en temas históricos con la presidenta argentina Cristina Kirchner, conocida admiradora de la gesta del Mariscal paraguayo Francisco Solano López.

En la Secretaría de Acción Social, que maneja importantes sumas de dinero, el clérigo presidente nombró a un ex compañero de la Iglesia, el sacerdote Pablino Cáceres, a modo de no descuidar los fondos del gobierno teocrático.

Lugo había adelantado hace semanas al ex ministro de Economía de Nicanor Duarte Frutos, Dionisio Borda, conocido agente del Fondo Monetario Internacional y del embajador Cason, y en defensa al general retirado Luis Bareiro, formado en las mismas academias militares del norte donde hicieron sus primeras armas Videla, Pinochet y Stroessner.

Uno de los nombramientos más sonados correspondió a una conocida militante del mitrismo, la ingeniera agrónoma Milda Rivarola, quien ya ocupó posiciones preponderantes durante el gobierno de Juan Carlos Wasmosy. Aunque ayer la futura canciller aseguró que su designación busca sumar fuerzas de distintas disciplinas para negociar mejor con Brasil la revisión del contrato de la empresa hidroeléctrica binacional Itaipú, la opinión pública reaccionó con escepticismo conociendo su postura justificativa ante el genocidio perpetrado por la Triple Alianza en 1870, y la defensa pública que hizo en muchas oportunidades de las figuras históricas de Pedro II y Bartolomé Mitre.

"Brasil está movilizando a todos sus ensayistas e historiadores y teóricos para defender el tratado de Itaipú", abrió el paraguas antes de llover Rivarola anticipando su fracaso. Una de las principales promesas de campaña de Lugo fue renegociar el acuerdo, algo que no estará en sus manos lograr y que más bien responde al interés de la prensa financiada por la embajada norteamericana y la Secta Moon que domina los medios en Paraguay, de crear disturbios en el MERCOSUR.

Rivarola, descendiente del triunviro cipayo Cirilo Rivarola, colaboracionista con las tropas brasileño-mitristas que ocuparon el Paraguay en 1870, no es la única liberal que se escuda en el mote de socialdemócrata para disimular su obsecuencia a las coacciones externas y sus compromisos con la embajada norteamericana de Asunción. Le acompaña en tal tesitura Rafael Filizzola, del Partido Democrático Progresista (PDP), un pequeño grupo creado exclusivamente para lanzar su candidatura, gracias a las leyes electorales paraguayas, que permiten que cualquier grupo de amigos que se reúne una vez a la semana para jugar un partido de fútbol puede legalizarse como partido político.

Filizzola basó su figura en acompañar como fiel ladero al obispo durante toda su campaña, con un termo y cebando mate todo el tiempo, lo cual le dio preeminencia ante el electorado que en su mayoría considera al obispo un mesías de naturaleza divina y a cualquier politiquero corrupto que aparece a su lado le atribuye el don de hacer milagros.

La segunda y última mujer del gabinete paraguayo es la futura ministra de Salud, Esperanza Martínez, una ex dirigente sindical del Movimiento Popular Tekojojá, conflictivo grupo financiado por USAID que dice impulsar la reforma agraria. De los cuatro ministros liberales, uno es un hombre de confianza de Lugo y los otros tres, representantes las facciones internas del partido Liberal de corte somocista del Paraguay, al que pertenece el vicepresidente, Federico Franco. Uno de ellos, Cándido Vera Bejarano, ganó notoriedad durante la campaña electoral basando sus discursos en el fundamentalismo religioso y afirmando que el clérigo-presidente electo era una especie de mesías al estilo del Reverendo Moon. Otro de los ministros, Heisecke, en cambio, viene del mundo empresarial y fue nombrado por haber sido uno de los financistas más importantes de la campaña del obispo, a quien facilitó su avión privado para las giras.

El anuncio del gabinete teocrático, izquierdista y sibarita se hizo a poco de recibir el obispo, en una emotiva ceremonia de manos un empresario de la moda camisas, sacos, calzados deportivos, y hasta un sobretodo de última moda por valor de varios miles de dólares de modo a ir llenando su guardarropa, de cara a los innumerables acontecimientos que tendrá como mandatario.

El modisto mencionó que Lugo no es de usar corbatas, aunque no descartó que "si el protocolo lo exige" lo utilizaría. "Yo no le puedo decir a él (Lugo) que lo utilice porque tiene una imagen diferente, como viene del clero está acostumbrado a no usar corbata, él tiene suficiente personalidad para decidir qué va a usar. En nuestro país no se exige el protocolo, creo que va a asumir con cuello mau", expresó indicando cual es una de las principales preocupaciones que aqueja al nuevo gobierno.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris