Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

"Quijotesca" ruta a la costa granadina

Manuel Villena
Redacción
jueves, 19 de junio de 2008, 09:36 h (CET)
El pasado 15 de junio, mi familia decidió ir de Granada capital a la costa granadina a disfrutar de un día de playa. Animados por el buen tiempo y confiando en las reiteradas manifestaciones de algún representante político, en las que aseguraba que la autovía a la costa granadina estaría terminada este verano, montamos en nuestro “Rocinante” de potentes caballos. En un principio todo fue bien, pero llegados a un lugar poblado de gigantescos molinos de viento todo se mudó, pareciese que el Mago Frestón hubiese hecho algún prodigioso y maléfico encantamiento: La carretera, antes diáfana, se convirtió en una interminable procesión de incontables y diminutos enanos de forma cónica; todos rojos y con franjas reflectantes, las señales de tráfico se tornaron contradictorias, los “ceda el paso” se convirtieron en prioridad de paso, la línea continua se podía rebasar para hacer adelantamientos y luego volverla a rebasar para volver al carril de origen, las isletas eran lugar de tránsito obligado… Ante tan confuso prodigio, prudentemente aminoré la marcha, de esta manera y a indicación de mis fieles “escuderos” pudimos divisar y cerciorarnos del estado del puente clave, el que salva el lago ocasionado por la presa de Rules. Aquí , de nuevo, el citado mago ha obrado sus maléficas artes y ha hecho que dos largos trozos del referido puente se encuentren sin montar, con el consiguiente empantanamiento del resto de la autovía.

Proseguimos nuestra peculiar y peligrosa aventura y tras más de un susto, ocasionado por caballeros desconocedores de tan singular y peligrosa situación llegamos a nuestro destino: Castell de Ferro.

El objetivo mereció la pena, disfrutamos de una estupenda jornada junto al mar:magníficas playas, aguas cristalinas, simpatía y amabilidad de sus gentes y¡cómo no! de unas "Terribles" sardinas, acompañadas de sus migas y de un insuperable alioli. ¡Exquisitos manjares!

Tras el disfrute paradisiaco emprendimos el regreso. Montamos en nuestro caballo metálico siendo plenamente conscientes de tener que volver a sufrir las artimañas del sabio Frestón en losmismos lugares donde las dejamos. Para nuestra desgracia el encantamiento se había ampliado y mucho antes de llegar a Torrenueva nuestro raudo corcel se tornó en viejo jumento, incapaz de andar más deprisa que un caracol. Atravesamos dicho lugar, hora y cuarto nos llevó recorrer unos dos kilómetros. El encantamiento consistió en que 7 semáforos cortaban el tráfico continuamente en una carretera nacional, originando una larguísima caravana.

Sorteado este infierno regresamos al primer hechizo, con la misma fortuna que en el viaje de ida.

Al fin llegamos a Granada, nos costó más de dos hora y media recorrer 87 kilómetros.

No sabía que nuestra tierra granadina fuese lugar de tantísimos caballeros andantes pues D. Quijote ya decía: “No es dado a los caballeros andantes quejarse de herida alguna aunque se le salgan las tripas por ella”. Aunque también es verdad que no falta quien siguiendo el: “mantenella antes que enmendalla” declara que la autovía a la Costa estará terminada este verano.

Saludos cordiales.

PD: ¿Tendrá vigencia este escrito el verano del 2009?

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris