Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Las mujeres del PSOE

Juan Escribano (Madrid)
Redacción
miércoles, 18 de junio de 2008, 09:55 h (CET)
Señor director: Que le vamos hacer, a mí, es que las mujeres importantes del PSoE me divierten un montón, no me negaran que no son geniales. ¿Se acuerdan de Carmen Romero? ¡Sí hombre! La esposa de Felipe González que fue presidente del Gobierno. Los miembros de la Real Academia se hicieron examinar por un otorrino para tener la seguridad de que oían bien, no se podían creer lo que le habían escuchado a la segunda dama de España a quien le suponían cierta culturilla, pero el “jóvenes y jóvenas” de doña Carmen les tiraron por tierra los palos del sombrajo.

Doña Carmen Calvo que fue ministro de cultura nos aseguró que había sido cocinera antes que fraila, los académicos hicieron cola en el siquiatra ¿cómo es posible (entre si decían) que no tengamos el femenino de fraile recogido en el diccionario? Pero cuando se colocaron un gorro de papel y soplaban matasuegras fue cuando la señora Calvo (lo juro, fue ministro de cultura) soltó la siguiente frase, “las señoras tenemos que ser caballeras, quijotas manchegas” ¡toma arroz Catalina que se pasa! Académico hubo que quiso volver al colegio para actualizar su cultura general pues creía estar desfasado.

Con estas cosas los académicos se han curado de espanto, por eso no le han hecho mucho caso a la señora Aído, coño y tanto que se ha ido, el inventarse miembra como femenino de miembro entiendo yo que solo puede obedecer a las siguientes razones.

a) Ha sido en un momento de enajenación mental.

b) Como dice Alviac. (La Razón 13/06/08) la ministro es una solemne analfabeta.

c) El señor ZP le ha dado a la señora Aido la orden de que diga alguna estupidez, para que la gente hable de ella y, se olvide de la cesta de la compra, del gasóleo, de los camioneros, de, bueno para que seguir, usted lector ya sabe.

De todos modos yo quiero preguntarle a doña Bibiana.

Vamos a ver; según usted las personas tenemos dos miembros, los brazos, y dos miembras, las piernas, pero los varones tenemos otro miembro que unas veces será miembro y otras miembra, pues según en que circunstancias se hable de ese miembro, unas veces lleva el artículo el, y otras el articulo la, unas veces es masculino y otras femenino, en lenguaje culto lleva el artículo el, y en el lenguaje coloquial el artículo la, usted doña Bibiana ¿cómo cree que debemos llamarlo, miembro o miembra? Metiene usted hecho un lío, pero de todos modos gracias por haberme hecho reír.

¡Ha! Se me olvidaba, el artículo al que me refiero no lo puede comprar en ningún supermercado, ni siquiera en el Corte Inglés, tendrá que ir a la escuela.

Una última cosa, yo no soy machista, lo que más quiero en este mundo son mujeres, y mis mujeres además de inteligentes y cultas, son encantadoramente femeninas.

Noticias relacionadas

La distinción como técnica de fomento

Los honores y las condecoraciones han existido siempre en todas las épocas y regímenes políticos

Principio acusatorio huero

​Esperemos que nuestro país se ponga las pilas y deje cuanto antes de marear la perdiz, la fragilidad de nuestros menores está en juego

Frivolidades preelectorales y preocupante escasez de medicamentos en farmacias españolas

La batalla electoral adquiere carices que anticipan la influencia del tema catalán en lo que va a ser, en definitiva, la decisión de los votantes españoles.

Insumisión, resistencia y confrontación

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Filosofía política de Kant

El deber jurídico es el fundamento de la política, según Kant
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris