Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Bush con Brown

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 18 de junio de 2008, 08:17 h (CET)
El presidente de EEUU fue a visitar a Brown, a Blair y a Elizabeth II. Esto se da cuando la corte suprema de EEUU obligó a Bush a permitir que los acusados por terrorismo en Guantánamo puedan apelar al fuero civil, y en que Brown tiene dificultades en pasar su ley para aumentar el periodo de detención policial sin presentar cargos a presuntos terroristas de 28 a 42 días. Si bien la cámara de los comunes votó raspadamente en su favor (y dividiendo al laborismo), la cámara alta podría vetarla.

Ambos episodios muestran la resistencia que ambas administraciones vienen padeciendo entre quienes les acusan de violar ciertas libertades en su guerra contra Al Qaeda. Hoy Brown quiere que la policía tenga acceso a todos los mails y llamadas telefónicas (privadas o no) de todos sus habitantes.

Una marcha chica anti-Bush fue contrarrestada con una dureza inusual en Londres: con varios detenidos y una muralla de policías y coches en la avenida que conecta al parlamento con la plaza central, como nunca antes recuerdo haber visto.

Impopulares
Los republicanos norteamericanos y los laboristas británicos inicialmente concitaron mucho apoyo al invadir Afganistán, aunque esa guerra y, sobre todo la de Iraq, han contribuido a hacer que sus gobiernos se tornen impopulares.

Brown ya no quiere seguir siendo tan faldero de Bush como lo fue Blair y quisiera retirarse lo más pronto de Iraq, aunque su aliado le obliga a no anunciar una fecha de salida. Para contentarlo con haber reducido tropas de Basora, Brown le anunció a Bush aumentar de 7,800 a 8,000 sus tropas en Afganistán.

Los dos aliados quieren evitar mostrar diferendos y coinciden en acentuar la línea dura ante Zimbabue e Irán.

En ambos países la oposición encabeza las encuestas y se puede avecinar un curioso giro en el cual la derecha pierda el poder en Londres pero gana Washington y que la centroizquierda gane la Casa Blanca para luego ver que sus camaradas británicos sean defenestrados.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris