Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Contra el descoco de las ladys

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 16 de junio de 2008, 01:57 h (CET)
Como cada año desde hace más de doscientos el hipódromo de Ascot se convertirá a partir del próximo martes en una pasarela en la que las damas inglesas se pelearán por ver cual es la que consigue llevar la pamela más amplia y extravagante o el tocado de plumas que más se asemeje a un pájaro anidando sobre su señorial testa. Son muchas las veces que hemos visto el hipódromo inglés y a sus visitantes femeninas fotografiadas cubriéndose con la más amplia gama de tocados, siendo la pamela, contra más grande mejor, la ganadora en este esporádico congreso de elegancia sobre la cabeza.

Se ha hablado y escrito mucho sobre la tradicional elegancia inglesa aunque la verdad sea dicha viendo a algunos ejemplares humanos del territorio británico se nos hace difícil creer en el citado marchamo de elegantes par algunos súbditos de su Majestad. La misma reina Isabel no es modelo a seguir ni nunca ha estado su nombre entre los de las mujeres más elegantes del planeta e igual suerte sigue su insigne nuera Camilla Parker cuyo esposo tampoco tendría mucho éxito desfilando en una pasarela entre los elegantes. Seguramente los actuales “petronios” ingleses no salen de la isla, o por lo menos no suelen pasear mucho por tierras españolas, aquí nos envían aquellas manadas de inglesitas en edad de merecer que vienen a celebrar, atiborrándose de sangría, la despedida de soltera de alguna afortunada amiga, muchos sábados las veo desfilar por las Ramblas barcelonesas disfrazadas para la ocasión y con el rostro enrojecido por efecto del Sol y la sangría. Estas, lo mismo que los panzudos “hooligans” que acompañan a los equipos de fútbol tampoco hacen bueno aquello de la tradicional elegancia inglesa.

Durante décadas la elegancia se refugiaba en Ascot, allá cada año los elegantes encontraban en las carreras de caballos una excusa para lucir sus mejores galas y ser la comidilla y envidia de amigos y conocidos. Un vestido fabuloso firmado por algún afamado diseñador por aquí, una inconmensurable pamela por allá y ya tenemos al sello de la elegancia saludando a unos y otros en las elegantes tribunas de Ascot. Pero en los últimos años esta tradicional reunión mundana había degenerado, las ladys se habían lanzado al despropósito y el descoco en su indumentaria, incluso, horror de horrores, se atrevían a enseñar su piel tatuada cual si de viejos lobos de mar se tratara y, ya el colmo de los colmos, alguna aparecía por Ascot con un bronceado artificial aplicado chapuceramente sobre rostro y resto de epidermis. Los cimientos del viejo Imperio Británico comenzaban a temblar ante tanta desmesura en el vestir y el actuar.

Menos mal que Su Majestad Isabel II esgrimiendo uno de sus elegantes bolsos ha dado un golpe sobre la mesa al grito de “hasta aquí hemos llegado” y ha establecido unas nuevas normas de urbanidad para todos aquellos que quieran asistir a las carreras de Ascot desde el Royal Enclusure (Recinto Real). Al fin y al cabo es su casa y ella marca las normas a sus visitantes. Para ello el duque de Devonshire, presidente de Ascot, ha enviado una misiva a los 80.000 aficionados a la hípica que poseen el pase que les habilita para acceder al Recinto Real con las normas que deben seguir obligatoriamente dentro del mismo.

Esta extraña normativa afecta especialmente a las mujeres a las que se les prohíbe acudir al Recinto Real con los hombros al aire y en caso de llevar tirantes estos deben medir un mínimo de una pulgada, es decir 2,5 centímetros. Se acabaron pues los escotes “palabra de honor” en Ascot y si a alguna lady despistada se le ocurre aparecer con los hombros al aire su desnudez será tapada mediante una pashmina que podrá adquirir en el recinto. También recuerda la misiva a las señoras la obligación de llevar bragas y la prohibición de enseñarlas en público y para ello se indica que las faldas deberán llegar, como mínimo, a cinco centímetros de la rodilla, los ombligos deben estar escondidos y si a alguna se le ocurre aparecer con traje chaqueta y pantalón éste deberá ser largo y a juego en material y color ya que de lo contrario le pasará como a la modelo Paula Hamilton a quien en 1997 le prohibieron la entrada en Ascot por presentarse luciendo un frac y a pesar de que aseguró llevar debajo unos perfectos calzoncillos de la mejor tela no se le abrieron las puertas del hipódromo.

Es verdad que, en más de una ocasión, la mala educación maridada con el mal gusto se pasean por los mejores y más escogidos escenarios pero ello no da pie a que, cual talibanes de la fe, la Casa Real inglesa dicte unas normas con las que más de una de sus ladys se habrá sentido ofendida. A este paso cualquier día de estos pueden hacer obligatorio acudir a las carreras de Ascot luciendo colgado del brazo un bolso “isabelino”, quiero decir como los que luce la Reina Isabel, un peinado tan actual como el que ella pasea por doquier e incluso un cinturón de castidad en los casos en los que el correspondiente “lord” esté ocupado en la caza del zorro. De todas maneras siempre seguirán existiendo gentlemans y ladys dignos de ser imitados.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris