Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Pompeyo Magno del Paraguay, protector del nepotismo

Luís Agüero Wagner
Redacción
sábado, 14 de junio de 2008, 08:18 h (CET)
Pompeyo Lugo Méndez, el hermano del clérigo-presidente electo Fernando Lugo, difundió en Paraguay el fin de semana la especie de que fue distinguido con el título de “Caballero cruzado de Malta”, que instituye la Orden de Malta, Estado no territorial con sede central en Roma, buscando obnubilar a la opinión pública que se supone debe ponerse de pie y prodigarle un caluroso aplauso.

Sin embargo, en la embajada de la orden en nuestra capital no pudieron confirmar ayer la información, lo cual ha generado dudas con respecto al supuesto nombramiento.

Es normal en Paraguay que de tanto en tanto algún mitómano pretenda impresionar con títulos de nobleza y otros arcaísmos por el estilo, habiendo sido muy sonado el caso del nieto del Mariscal José Félix Estigarribia, quien afirmaba ser embajador itinerante y plenipotenciario del Vaticano hasta que el mismo Nuncio apostólico tuvo que salir a desmentirlo. Posteriormente el mismo personaje acabó arrestado por múltiples y millonarias estafas.

El mentado hermano del clérigo-presidente ha sido noticia en las últimas semanas dado que luego de integrar una alianza electoral que para destruir al partido colorado se alió con el Vaticano y la embajada norteamericana de Asunción, ahora pretende erigirse en el mesías del mismo con el único argumento del hermanazgo que ostenta con relación al hermano obispo. Otra promesa que ha quedado evidenciada como una gran mentira es la de acabar con la tradición autoritaria, dado que Pompeyo busca explotar así la tradición lacayuna, autoritaria y servil del partido colorado, del mismo modo que su hermano explotó la ignorancia, el atraso y la personalidad proclive a la superstición de las masas para ganar votos en ancas de la simbología católica.

La prensa volvió a mencionarlo en los últimos días con motivo del nombramiento irregular de su sobrino como funcionario de la entidad binacional Yacyretá, con un sueldo principesco, a pesar de carecer de formación académica y tener como único antecedente laboral el haberse dedicado a vender automóviles ilegales, que en Paraguay se conocen como “autos mau”, la mayoría robados en Argentina o Brasil.

Ante el gran escándalo que se generó con el nombramiento a raíz de que una de las promesas del candidato clerical había sido acabar con el nepotismo, Pompeyo reaccionó con altanería y prepotencia e incluso llegó afirmar que la suma que ganará su sobrino, que multiplica por 20 veces el sueldo normal en Paraguay, es una suma ínfima.

También dio a entender que sus antecesores en el poder ya habían robado bastante y que ahora les corresponde hacer lo propio a ellos.

La historia del imperio romano nos enseña que en un acto de prepotencia, Pompeyo el magno escribió al Senado diciendo que aunque era Craso quien había vencido a Espartaco en las guerras serviles, él era quien "había estirpado el mal de raíz", terminando la guerra y reclamando buena parte del mérito. Del mismo modo, el Pompeyo contemporáneo que padece hoy Paraguay reclama la presidencia del partido al que envió a la llanura basándose en su influencia familiar.

Otro detalle similar es que Pompeyo Magno fue nombrado cónsul de la República romana 70 años antes de nuestra era saltando las normas y leyes por las que se regía la obtención del título, el cursus honorum, del mismo modo en que hoy se adjudican en Yacyretá los puestos a los parientes del clérigo-presidente.

En tanto estas iniquidades proliferan, un grupo de matones ha cercado al obispo-presidente haciéndolo inaccesible a la población y alejándolo del pueblo, y circulan los rumores que nadie tiene en su presencia una opinión diferente a la suya. Sus seguidores consideran al obispo una especie de enviado de Dios, ante cuyo paso deben arrodillarse, y nadie disiente con sus sabias opiniones por el temor sembrado por los cinco siglos de latigazos que por estas latitudes arraigaron fuertemente al culto católico valiéndose del miedo.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris