Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

El Congreso como las estanterías de Carrefour

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 14 de junio de 2008, 08:18 h (CET)
“¿Cómo? ¿Qué hay huelga de transportistas? Anda, pues yo no he notado nada”. Esta era hasta hace dos días la respuesta correcta para no ser tachado por la izquierda de alarmista, antipatriota o irresponsable. Y es que el gobierno de España andaba empeñado desde hace tiempo en negar sistemáticamente la realidad – y, créanme, los más sectarios de sus seguidores eran capaces de creérselo-. Así, ETA estaría más débil que nunca pero cuidado, que puede liarla gorda. La economía va bien y el que hable de crisis es un antipatriota. Jean Claude Trichet, después de anunciar que es posible que el Banco Central Europeo, contra los vaticinios y promesas del experto economista Rodríguez Zapatero, suba los tipos de interés en julio, ha sido llamado a la prudencia por el líder del Nuevo Orden Mundial. Un alemán, ese pueblo bárbaro y atrasado, tan justamente insultado por “demócratas” de la talla de Joan Puig (ERC), popularmente conocido como “el asaltapiscinas”, y adláteres, ha osado pedir explicaciones al gobierno nacional-socialista y pro catalanista de Baleares. El paro no baja y decir lo contrario es sembrar la alarma y, por tanto, una actitud propia de un irresponsable. La Presidenta del Tribunal Constitucional anima a una presunta asesina a presentar una querella por prevaricación contra un compañero de carrera y luego acudir en amparo al Tribunal que preside y el PSOE y sus propios compañeros jueces no tienen dudas acerca de la valía de esta buena mujer. La España autonómica se come todo el presupuesto, dejando al Estado con tan sólo el 22% del gasto público, pero el gobierno habla de “descentralizar”. Las muertes por maltrato doméstico crecen año tras año más el gobierno va a poner a disposición de los maltratadores y violentos (según las carcas del feminismo radical socialista –y con ello no excluyo al desaparecido Partido Popular; aquí no se salva nadie- el alucinado objetivo sería crear “otro modelo de masculinidad”) un número de teléfono para que se desfoguen. Luego reculan, pero ahí quedan las declaraciones de la “miembra” Aída o Aído. No sé cómo no se les ha ocurrido llenar las calles vascongadas de sacos de boxeo para que los violentos, antes de cometer sus fechorías suelten adrenalina guantes en ristre.

Pero Matrix se acabó. Y terminó porque, por un lado, las estanterías de las grandes superficies, mercados y hasta las de los chinos parecen una fiel copia de las de una cooperativa socialista en La Habana, en donde no hay de nada y lo poco que hay es carísimo. O sea, que el socialismo real ha quedado a la vista del respetable.

Y, por otro lado, toda España asiste entre atónita e indignada al terrorismo callejero desatado por una banda organizada de cuatro gatos –la patronal que representa al 80% de los transportistas no está en huelga- que ha puesto en jaque, con reivindicaciones imposibles de cumplir por ilegales –en realidad lo que quieren es chupar del bote y vivir del resto de españoles, a los cuales también nos han subido los precios de carburantes y productos-, y ante la incompetencia supina del Gobierno y la inanidad absoluta de todas las instituciones del Estado -¿es qué aún hay Estado en España?-, al país entero.

Toda España se ha enterado que los “piquetes”, yo los llamaría más bien comandos, han pinchado ruedas, amenazado a ciudadanos, impedido la libre circulación de las personas, cortado carreteras, robado mercancías y coaccionado al personal. No. Es que uno de esos piquetes ha prendido fuego a un camión con su dueño durmiendo dentro. No hay detenidos. Eso sí, Rubalcaba se da un pote y nos cuenta que aquí no pasa nada.

Por cierto, ¿sabían que Fomento condecoró recientemente a los cabecillas de los sindicatos minoritarios cuyos piquetes andan atemorizando a la población?

Esta huelga, tremenda para los españolitos de a pie, está teniendo efectos devastadores que se verán a medio y largo plazo sobre los políticos españoles. Todos ellos sin excepción han quedado tan expuestos ante los ciudadanos igual que el socialismo real en las estanterías de los mercados.

También ellos, como los tres productos que entraron ayer en Mercamadrid, todos -¿dónde está la oposición mientras en la calle se desata la violencia? Celebrando (andamos los demás para celebraciones) el cumpleaños de Soraya y prometiendo una renovación que tal vez pase por nombrar a Manuel Fraga presidente de las Nuevas Generaciones- , están vacíos y nos cuestan un congo. ¿O no?

Noticias relacionadas

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris