Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Momento de reflexión  

¡En qué mundo vivimos!

Octavi Pereña
Octavi Pereña
miércoles, 11 de junio de 2008, 23:05 h (CET)
Estaba sentado en un banco leyendo a la sombra de un árbol en los jardines del Hospital Santa María de Lleida esperando la hora de la visita médica. Es esto pasa un amigo y nos ensartamos a hablar sobre la actualidad política y social. Los recientes acontecimientos políticos, como es natural afloran en la conversación. Comentamos el comportamiento de los protagonistas de los mismos.

Mi amigo afirma que la clase política ha perdido el norte y por ello su gestión es tan deficiente. Yo le digo que si un ciego guía a otro ciego ambos caerán en el pozo. Añado que la responsabilidad de los políticos es inexcusable como lo es también la de la Iglesia Católica. Ésta, dada la gran influencia que ejerce en el país tiene un gran compromiso porque no utiliza este privilegio de dar la luz que se supone tendría que aportar, se preocupa más de las cosas materiales que de las espirituales. Como ejemplo de esta deserción que creo ha hecho de sus responsabilidades educativas, le expongo a mi amigo el culebrón que representa el largo litigio mantenido entre los obispados de Barbastro y Lleida por la propiedad de unas decenas de obras de arte sacro. Para determinar quien es el propietario de estas obras artísticas se han empleado miles de horas y gastado centenares de miles de euros. La tragicomedia todavía no se ha acabado. Entretanto, la gente anda desorientada por la carencia de luz espiritual y los políticos hacen mal su trabajo porque el mensaje de las buenas noticias de la salvación por la fe en el nombre de Jesús no llega a sus oídos.

Durante la conversación le dije a mi interlocutor que la clase política refleja lo que es la ciudadanía. Cuando los medios de comunicación se hacen eco del nepotismo que se practica en las esferas políticas o de los aumentos de sueldo desmesurados, en las tertulias de café afirmamos que haríamos lo mismo, si pudiéramos hacerlo. Cuando los políticos defienden sus prácticas de dudosa calidad ética afirmando que son comportamientos habituales en democracia, ¿En que mundo vivimos?

La Biblia denuncia el pecado del pueblo y de los sacerdotes. A estos los responsabiliza del extravío del pueblo porque se niegan a ser los pastores que necesitan. A pesar de ello, Dios carga contra los políticos al decir: “Así ha dicho el Señor Dios: ¡Basta ya, oh príncipes de Israel! Dejad la violencia y la rapiña. Haced juicio y justicia, quitad vuestras imposiciones de sobre mi pueblo, dice el Señor Dios” (Ezequiel,45:9). La irresponsabilidad sacerdotal no anula la obligación que tienen los gobernantes de actuar con justicia en el ejercicio de sus cargos.

De la misma manera que los maestros en la Iglesia “recibiremos mayor condenación porque todos ofendemos muchas veces” (Santiago,3:12), la condenación también la recibirán los políticos. Por el hecho de haber alcanzado una responsabilidad más grande, con mayor severidad serán juzgados por el Juez justo. A quien recibe más se le exige más.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris