Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El traje del Emperador

Manuel Villena (Granada)
Redacción
jueves, 12 de junio de 2008, 09:23 h (CET)
Trataré de resumir en pocas palabras el famoso cuento de Andersen, El traje nuevo del Emperador.

Hace muchos años había un Emperador, presumido por demás, que gastaba sus rentas en vestir con la máxima elegancia. Tenía un vestido para cada hora del día.

Sabiendo de la afición del Emperador se pasaron por palacio unos truhanes haciéndose pasar por tejedores, asegurando que los tejidos y prendas por ellos confeccionadas poseían la milagrosa virtud de ser invisibles para toda persona que no fuera apta para el cargo que ocupaba o que fuera irremisiblemente estúpido. Expuesto esto al Emperador, dio orden que empezaran a confeccionar la tela y el traje, para ello se les proporcionaron las más ricas sedas , hilos de oro y plata, así como gran cantidad de piedras preciosas, que al poco de obrar en su poder, hicieron desaparecer. Los pícaros simulaban tejer, aunque nada tenían, ni telar siquiera. El Emperador para inspeccionar los trabajos envió a varios ministros y ayudantes que no se atrevieron a decirlo que verdaderamente observaban, pues podrían ser tachados de ineptos o estúpidos.

Más tarde se presentó el Emperador y los falsos tejedores le “presentaron” un hermoso traje. Para ponérselo se tuvo que quedar desnudo, hicieron el simulacro de colocárselo, al mismo tiempo que todos los que presenciaban la escena exclamaban:¡Qué bien le sienta! ¡Vaya dibujo! ¡Qué colorido! Los ayudas de cámara hacían como que sostenían la cola de la capa. De este modo salió a la calle y se echó a andar por las calles de la ciudad. Todo el gentío que presenciaba la escena no paraba de elogiar la belleza del Emperador y su traje. Cuando de pronto un niño exclamó: ¡Pero si va desnudo! Aquella voz hizo que todo el mundo fuese repitiendo de oído en oído lo que el pequeño acababa de pronunciar.

Aquello inquietó al Emperador, pues veía que el pueblo tenía razón, pero pensaba: “Hay que aguantar como sea hasta el fin”. Y siguió tan altivo como antes y los ayudas de cámara siguieron sosteniendo la inexistente cola.

Versión española y actual
Gobierna España desde hace algún tiempo un Presidente que con su optimismo, bondad y talante piensa que casi todo tiene solución. Ante este señor se vienen presentando dirigentes políticos de corte nacionalista, y unas veces por necesidades imperiosas de mantener el cargo y otras por convicciones propias, el caso es que casi siempre los nacionalistas ven cumplidos sus pretensiones, obteniendo así privilegios y prebendas a costa del resto de ciudadanos españoles, llegándose a producir gravísimos agravios comparativos . Eso si, no faltan frases grandilocuentes:” La España diversa”,” El hecho diferencial”,“España está más cohesionada que nunca”, etc, etc. Ante esta actitud la mayoría de las personas no se atreven a manifestar sus verdaderos pensamientos, pues temen ser tachadas de los calificativos más reaccionarios (fachas, nacis…)

Llega, hace pocos días, el Director de Air Berlín y dice refiriéndose a Baleares:”El castellano ya no es una lengua oficial” y “en las escuelas, el castellano es una lengua extranjera más”. Durante unos días gran parte de la población se hace eco de lo dicho por este señor.

Tristemente el cuento versión española tendrá el mismo final del presumido Emperador, incluidos los voluntariosos ayudas de cámara para alzar la cola.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris