Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Cartas a un ex guerrillero  

Pensamientos y sentimientos

Sor Clara Tricio
Sor Clara Tricio
lunes, 9 de junio de 2008, 07:20 h (CET)
Querido Efraín: El Señor conoce, sin duda alguna, todos los pensamientos y sentimientos del corazón del hombre; en cuanto a nosotros, sólo podemos desentrañarlos en la medida en que él nos lo concede. En efecto, el espíritu que está dentro del hombre no conoce todo lo que hay en su interior, y en cuanto a sus pensamientos, voluntarios o no, no siempre los juzga rectamente. Y, aunque los tiene ante los ojos de su mente, tiene la vista interior demasiado nublada para discernirlos con precisión.

Sucede, en efecto, muchas veces, que nuestro propio criterio, u otra persona, o el espíritu maligno, nos hacen ver como bueno lo que Dios no juzga como tal. Hay algunas cosas que tienen una falsa apariencia de virtud, o también de vicio, que engañan a los ojos del corazón y vienen a ser como una impostura que adormece la agudeza de la mente hasta hacerle ver lo malo como bueno y viceversa; ello forma parte de nuestra miseria e ignorancia, muy lamentable y muy temible.

Está escrito: Hay caminos que parecen derechos, pero van a parar a la muerte. Para evitar este peligro, nos advierte san Juan: Examinad si las intenciones y deseos vienen de Dios. Pero, ¿quién será capaz de examinar si con certeza vienen de Dios, si Dios no le da el discernimiento de espíritu, con el que pueda examinar con agudeza y rectitud sus pensamientos, afectos e intenciones? Este discernimiento es la madre de todas las bondades, y a todos resulta necesario, ya sea para orientar a los demás, ya sea para corregir y ordenar la propia vida.

La decisión en el obrar es recta cuando se rige por el beneplácito divino, la intención es buena cuando tiende a Dios sin doblez. De este modo, toda nuestra vida y cada una de nuestras acciones serán luminosas si nuestro ojo está sano. Y el ojo sano es ojo y está sano cuando ve con claridad lo que hay que hacer y cuando, con recta intención, hace con sencillez lo que no ha de hacerse con doblez. La recta decisión es incompatible con el error; la buena intención excluye la falsedad, el engaño. En esto consiste el verdadero discernimiento: en la unión de la recta decisión y de la buena intención.

Todo, por consiguiente, debemos hacerlo guiados por la luz del discernimiento, pensando que obramos en Dios y ante su presencia.
Os envío los mejores deseos, y con la esperanza de que sigáis todos bien, recibir un cariñoso saludo, CTA.

Noticias relacionadas

¿Quién elegirá al nuevo gobernante de UK?

​Al final va a ser la militancia conservadora la que elija al nuevo primer ministro

​El valor y la noble vocación de la política municipal

La política en general, hoy puesta en dudas con el telescopio de los hooligans de la verdad absoluta, es un mal negocio

​Deslegitimando a la homofóbia: El argumento del segmento cultural para desnudarlo tal cual es

​Por muchos años, la cultura hegemónica del heterosexual construyó un discurso en el sentido de que la homosexualidad era una enfermedad

Prisión permanente revisable, sí

​Entre los padres de Mariluz, Marta del Castillo, Sandra Palo y Diana Quer se han recogido casi ocho millones de firmas

El analfabetismo funcional está mermando el español

Me reconstruyo en las palabras
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris