Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Madrid de la tauromaquia

Mario López (Madrid)
Mario López
domingo, 8 de junio de 2008, 00:15 h (CET)
Por estas fechas, en las cadenas de televisión madrileñas está empezando a producirse una fuerte movilización de ciertos intelectuales católicos en contra de lo que ellos llaman ateos, agnósticos o increyentes –por no querer decir infieles, pienso yo-.

No me siento aludido, pues no soy ni creyente, ni ateo, ni agnóstico, ni infiel. Soy simplemente normal, es decir que vivo al margen de especulaciones ociosas sobre la génesis y trascendencia de la existencia; lo cual no significa que no tenga un código ético, que lo tengo y muy consistente, limpio de todo prurito teocrático. Pero me llama profundamente la atención este fenómeno de movilización coloquial del personal místico. Curiosamente se produce al tiempo que en las Ventas se sube a los altares a un señor que mata toros. Parece ser que con mucho arte. Bueno, me parece poco afortunado tomar la mística y la mitomanía como remedios para nuestros males. Yo hubiera preferido una llamada a la conciencia de clase; la denuncia masiva de la explotación a la que la inmensa mayoría de la población mundial estamos sometidos; el llamamiento a la unidad de la clase trabajadora para luchar decididamente contra los abusos del capitalismo, a la solidaridad con los cientos de millones de ciudadanos que pasan hambre. Pero qué se le va a hacer. Parece ser que es más apropiado denunciar a los que no creemos que los burros vuelen y sabemos que un espectáculo protagonizado por la muerte es poco recomendable.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris