Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   El ciclismo desde la cuneta   -   Sección:  

Como conquistar Italia en tres semanas

Álvaro Calleja
Álvaro Calleja
@alvarocalleja
sábado, 7 de junio de 2008, 23:21 h (CET)
Alberto Contador llegaba a Italia a ver lo que pasaba, cabreado porque de la noche a la mañana se le estropeaba toda la planificación de la temporada, pero sin él el equipo no podía tomar la salida del Giro. Ese era el trato que Johan Bruyneel había hecho con la organización, y había que cumplirlo.

El pistolero de Pinto desembarcó en el país transalpino con la idea de dejar pasar las primeras etapas y probar su estado de forma en la séptima, con final en Pescocostanzo.Y en ese momento, en esa fecha marcada por el madrileño en su cabeza, todo cambió. La moral de Alberto subió por las nubes cuando consiguió aguantar a Di Luca y a Riccó hasta el final, donde como era de esperar, por su velocidad en los últimos metros, aventajaron al ciclista de Astaná unos segundos.

La siguiente parada de esta conquista llegaba en la décima etapa, la primera contrarreloj individual. Contador llegaba a esta cita con un “pequeño” contratiempo, se había fisurado la cabeza del radio en una caída. Pero este no fue suficiente motivo para que el español llegara a meta sólo superado por un rival, Bruseghin, y si no hubiera sido por la lluvia, el resultado hubiera sido todavía mejor.

Tras esta jornada llegarían tres duros días. En el primero de ellos había que subir el Passo Manghen y el Alpe di Pampeago, que correspondía a la decimocuarta etapa de esta edición. Tocaba la primera exhibición de ese “pequeño” gran corredor, Emmanuelle Sella, y el día en el que Contador se iba a colocar segundo en la general, por detrás del italiano Bosisio. También llegó la hora en la que todos los favoritos mostraron su parte débil, excepto Menchov.

En el segundo llegaba un gran día, de esos que se recordarán siempre. Era el momento en el que Alberto Contador se ponía la “maglia” rosa, que ya no la soltaría en toda la carrera. La exhibición de la jornada estuvo protagonizada, de nuevo, por Sella, que dio un recital escalando la Marmolada.

Y que mejor manera de completar este trio de etapas que con una cronoescalada al Plan de Corones, en la que el ciclista español consiguió arañar bastante tiempo a alguno de sus rivales. Un tiempo que luego sería decisivo para que el de Pinto se hiciera con la victoria final de este Giro de Italia.

Después de unos días sin complicaciones, los protagonistas de la clasificación general tenían que retomar la dureza de esta edición de la ronda italiana. Para ello, se habían diseñado otras tres etapas fuertes.

La primera, la más complicada para Contador. Tras finalizar esta jornada todos pensamos que el ciclista español iba a tener muy complicado volver a casa con la victoria del Giro bajo el brazo, pero nos equivocamos, y vaya si nos equivocamos. Alberto demostró de nuevo porque es el mejor ciclista de la actualidad. El de pinto hizo una etapa muy inteligente, y no era otra que la del Gavia y el Mortirolo, dos puertos míticos en los que se puso a rueda de Riccó, la cual ya no soltaría hasta el final.

Y para conquistar Italia ya sólo quedaba un paso, el último para coronarse en Milán. Era el día y la hora que la historia tenía para que ese ciclista que el año pasado ya entró en ella, se hiciera más grande. 28,5 km separaban a Contador con la gloria, que la alcanzaría una vez más, y ojalá que no sea la última. Estoy seguro de que no.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris