Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Zapatero, los micrófonos y Lara

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 7 de junio de 2008, 08:41 h (CET)
De tanto repartir mandobles dialécticos es posible que la espada se me haya mellado, haya perdido filo y empiece a dar señales de agotamiento, por lo que he creído oportuno sacar la garrota, un instrumento más primitivo, más neandertalesco, pero no menos eficaz a la hora de repartir estopa. Y es que estos políticos, siempre tan astutos, tan creídos de si mismos y, a veces, tan imprudentes, no dejan de dar motivos para que uno intente darles en toda la cocorota con un instrumento contundente. Porque, veamos señores, resulta que, al parecer, nuestro Presidente del gobierno, el señor Rodríguez Zapatero considera que no gobierna a ciudadanos, sino que piensa que está tratando, dirigiendo y pastoreando a una manada de borregos, incultos, asnados e imbéciles, incapaces de razonar por ellos mismo y completamente ineptos para comprender las “sabias” y “trascendetales” consejas que nos puedan trasmitir desde el Olimpo del gobierno socialitas. Se olvida de que algunos todavía no hemos “padecido” las influencias de la “Educación para la Ciudadanía” y, por ello, somos capaces de razonar con una cierta independencia del monolitismo ideológico que pretende imponer el PSOE en España.

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y, el señor ZP, parece empeñado en demostrarnos que dicho aserto tiene las características de todo un axioma. Si ya una vez, con el señor Gabilondo, a micrófono abierto, dijo aquello de “conviene mantener la tensión”, refiriéndose a la ventaja de conservar alterado al electorado en contra del PP; ahora, esta vez en el Círculo de Economía de la Empresa, rodeado de su corte de lacayos de entre los cuales, al parecer, el que más se destacó y el que más se mostró con él obsequioso, melífluo y pelotero fue el multimillonario señor Lara a quien, como todos sabemos, la crisis no le afecta en absoluto y, quizá por ello, se puede permitir, como ya es costumbre en todos estos señores que tienen las faltriqueras rebosantes de millones ( recuerden al señor Botín del Banco de Santander, otro de sus amigos incondicionales), estar a bien tanto con el Tripartit, como con el PSOE y, si las circunstancias lo requirieran, con el mismo PP. Sé que me he ido otra vez, encaramándome por los agrestes cerros de Úbeda, por lo que retorno al tema. Pues, como decíamos, esta vez el señor Zapatero, creyéndose que nadie le escuchaba dejó claro, ante otro micrófono indiscreto, por qué se niega a hablar en público de la crisis ya que, al parecer, piensa que “Si infundes mucho pesimismo, si no dices nada positivo, es peor”. O sea, que hay que tener al ciudadano en Babia.

Yo le recomendaría al señor ZP que les diga esto mismo a las personas que, confiados en su optimismo, invirtieron en bolsa y luego han salido trompicadas por la crisis o a los empresarios de la construcción que fueron tan incautos de entramparse para seguir construyendo pensando que Solbes no les podría fallar. ¿No sería más cierto, señor ZP, que usted lo hizo para no tener que reconocer que engañó a los españoles cuando dijo que a nosotros no nos afectaría la crisis? O ¿acaso no sacó beneficio electoral negando que España fuera a caer, la primera, en las zarpas de la crisis y que como consecuencia de ello se fuera a aumentar el desempleo y los precios de los alimentos? Mire usted, nos toma por tontos y, sin embargo, muchos se adelantaron a pronosticar lo que ni usted ni el señor Solbes, dos “lumbreras de la economía”, supieron hacer o, mejor dicho, se negaron a hacer. Claro que la respuesta del señor Lara tampoco tiene desperdicio: “no te quemes en estos temas” ¡a esto se le llama dar un buen consejo! Siempre he sostenido que las derechas en España han estado representadas por la clase media, la clase cultivada, la que no hace aspavientos y vive de su profesión, de su pequeño comercio o de su trabajo por cuenta ajena y nunca, y lo digo con pleno conocimiento de causa, por esta clase especial de los empresarios, las multinacionales, los industriales y especuladores que, gobiernen las izquierdas o gobiernen las derechas, siempre flotan como corchos por encima de la realidad política del país, sin verse afectados por los vaivenes que lo puedan sacudir.

Pero el “bonachón” de Lara no se quedó en lo de la quemazón, sino que se permitió darle un consejo digno de Maquiavelo a su amigo el “sociaca”, al añadir que lo aconsejable era que “el optimismo” quedara en manos de Solbes y Sebastián, y que “el presidente del gobierno se reserve” ¡Bravo por el barbudo y descomunal empresario! Recuerdo que en la posguerra salían unas caricaturas en los tebeos de entonces, pintando a los grandes “estraperlistas” considerados como la hez de la sociedad, con un look muy parecido al de este prócer catalán. Puede que a alguno le llame la atención el que , a la vejez viruelas, ahora, cuando el mal ya está hecho, se le ocurra a ZP anunciarnos un paquete de medidas para salir de atolladero. Habríase que preguntar el por qué hora y no hace tres meses con lo cual, posiblemente, los efectos hubieran sido más saludables.

Pero es que ZP tiene la misma tozudez de un pollino rebrincado y se empeña, contra viento y marea, en sostener que España va a alcanzar un superávit, aunque el mismísimo Solbes ha reconocido que, en este año 2008, las cosas de la economía van a ir mal dadas y que, como mucho, para el 2009 o más adelante pude que se empiece a normalizar. En cualquier caso, nuestro Presidente siempre juega con ventaja, porque parece que tiene un pacto con el mismo Mefistófeles para que, a cambio de quien sabe que tipo de contraprestación (no me atrevo a pensar que le haya vendido de su alma) los españoles le consientan todo tipo de engaños, promesas incumplidas y cambios de orientación, sin que se lo demanden a la hora de irle a votar. En cualquier caso, visto como se las arregla la derecha para tirarse tierra encima, tampoco podemos lamentarnos demasiado. No obstante me es imposible resistirme a mencionar, dedicada al señor ZP, la cita de cicerón en sus famosas Catilinarias: “ De todos es errar; sólo del necio perseverar en el error”, claro que, por lo visto, esto no lo entiende el señor Lara.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris