Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

María Emilia Casas no es Ana Obregón

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
sábado, 7 de junio de 2008, 08:42 h (CET)
Sucede algo similar en cualquier país no ya democrático, sino con un mínimo de vergüenza torera y el juez en cuestión no es que tenga que dimitir, es que el escándalo, tal vez no legal pero sí político y moral, que se organiza es de tal calibre que mejor se va de destierro voluntario a tierras lejanas. Me refiero, naturalmente, a lo descubierto por casualidad y que afecta de lleno a María Emilia Casas, aún presidenta del Tribunal Constitucional porque así lo quiere ZP, y cuarta figura del Estado. Me perdonarán que no diga eso de “Estado español”. Es que a mí los términos franquistas –y “Estado español” es de los más representativos-, a diferencia de lo que le sucede a José Manuel Soria, el de Canarias que gobierna en junto a los nacionalistas canarios pese a que López Aguilar (PSOE) fue el candidato más votado y que manda SMS a María San Gil, me dan cierto repelús. Así que vamos a dejarlo en Estado. Que ya es mucho decir, porque aquí el Estado y la nación política están en plena descomposición.

Volvamos a doña Emilia, feminista ella, progresista ella, a la cual han pillado aconsejando cómo recuperar la custodia de una niña a la presunta asesina de su marido, padre de la pequeña. Dos tiros por la espalda y otro en la nuca ejecutados por un sicario fue lo que acabó con la vida del hombre, que acababa de tener conocimiento de la sentencia en que el juez le otorgaba la custodia de la niña, presuntamente maltratada psíquicamente por su madre. Madre que con anterioridad le había amenazado con matarlo. De todo esto, faltaría más, doña Emilia no tenía conocimiento alguno. Porque ella, según parece, estaba asesorando a la presunta asesina en un caso de custodia. Pues según el gobierno de ZP eso de asesorar, saltándose a la torera las normas, a una parricida para ver cómo recupera la custodia de su hija y que la presidenta del Constitucional diga que si”alguna vez va en amparo [recurso ante el Constitucional que preside Emilia Casas], pues ya me vuelve a llamar”, es un “gesto humano”. No tienen cara ni nada.

A doña Emilia, cuyo reciente voto a favor de la desigualdad y por tanto la liquidación de la democracia es significativo, la han pillado con el carrito de los helados en el marco de la misma investigación que se está llevando por delante la buena fama, si es que la tenía, de Ana García Obregón. Y, por supuesto, anda toda España escandalizada –con razón- por la grabación en que se puede oír a Ana Obregón pidiendo [seguramente fue una bravuconada, dado que el juez ordenó el sobreseimiento] a su guardaespaldas que se haga con los servicios de los “Miami”, al parecer una banda organizada, para pegarle una paliza a Jaime Cantizano, presentador de Antena 3.

Más en España nadie habla de la presidenta del Constitucional. Para hablar de tribunales y abrir los telediarios, Antena3 quién te ha visto y quién te ve, ya está el juicio del liberticida Gallardón contra el periodista Federico Jiménez Losantos. ¡Qué país!

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris