Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Los bienes están al servicio del hombre

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
sábado, 7 de junio de 2008, 09:58 h (CET)
En la recién inaugurada conferencia mundial de la Organización para Agricultura y la Alimentación, el Cardenal Secretario de Estado de Benedicto XVI, leyó un mensaje en el que el Papa -una vez más- alienta a la comunidad internacional a "asumir nuevos compromisos con el propósito de realizarlos con determinación". Tras asegurar la colaboración de la Iglesia Católica a los esfuerzos internacionales para combatir el hambre, el Pontífice renueva el firme y apremiante llamamiento contenido en el histórico "Decretum Gratiani" y que sigue siendo de gran actualidad para cuantos participan en esta cumbre: "Da de comer a aquel que se está muriendo de hambre, porque, si no le habrás dado de comer lo habrás matado".

¿Cómo es posible permanecer insensibles a los llamamientos de quienes, en diferentes continentes, no logran alimentarse suficientemente para vivir? Pobreza y malnutrición no son una mera fatalidad, provocada por situaciones ambientales adversas y por calamidades naturales desastrosas. Por otra parte, las consideraciones de carácter exclusivamente técnico o económico no deben prevalecer sobre los deberes de justicia hacia los que padecen hambre. El derecho a la alimentación "responde principalmente a una motivación ética: "dar de comer a los hambrientos" (Mt. 25,35).

Estas palabras de Benedicto, deberían hacernos pensar que los bienes están al servicio del hombre y no al contrario, así que debemos encontrar la manera de que todos alcancemos lo preciso para vivir.

Noticias relacionadas

Una economía plenamente solidaria

Hoy se requiere una fuerza copartícipe mundializada, donde todo individuo se sienta responsable de los demás, y cada cual sea honesto consigo mismo

Operación serrín y estiércol en el Congreso de los Diputados

Ni azar ni nervios descontrolados

Cuando no hay espacio para más y aun así… nos apretamos

Es realmente emotivo, y posiblemente recuerdes durante años la mirada del perro cuando le pusiste la correa

Tararí, tararí, periodo electoral

¡Qué destructivo es la suma del orgullo, vanidad, egolatría e incultura!

La esencia del protocolo es su oficialidad

La comercialización y el uso abusivo del término desvirtúan su significado
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris