Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Saulo de Tarso en el edén del Obispo

Luis Agüero Wagner
Redacción
viernes, 6 de junio de 2008, 05:16 h (CET)
Si existe alguien que aprovecha la metáfora de Wendell Colmes con la aviesa complicidad de la prensa paraguaya es el nuevo Saulo de Tarso del edén terrenal que ha inaugurado el Obispo de los pobres Fernando Lugo en la idílica república burguesa del Paraguay, el Senador paraguayo reelecto Carlitos Filizzola Pallarés.

El escritor, poeta y médico norteamericano Oliver Wendell Holmes escribió alguna vez que la memoria es como una red, dado que uno la encuentra llena de peces al sacarla del arroyo, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro.

Si existe alguien que aprovecha la metáfora de Wendell Colmes con la aviesa complicidad de la prensa paraguaya es el nuevo Saulo de Tarso del edén terrenal que ha inaugurado el Obispo de los pobres Fernando Lugo en la idílica república burguesa del Paraguay, el Senador paraguayo reelecto Carlitos Filizzola Pallarés. Aprovechandose de la flaca memoria de sus protectores de la prensa subsididada por la Nacional Endowment for Democracy, USAID y James Cason, este antiguo favorecido de los programas de cooperación bilateral que firman dos países con relaciones tan simétricas como Paraguay y Estados Unidos, hoy se ha convertido en un implacable fiscal acusador de su otrora aliado Nicanor Duarte Frutos, en el juicio que la Santa Inquisición le sigue al presidente saliente y senador electo de la antigua Casablanca de América y basurero del mundo.

Atrás han quedado los buenos tiempos entre ambos (han pasado algo así como unos treinta meses) en que en medio de un tórrido romance, amor tropical en tiempos de Nicanor, se deshacía en elogios y concesiones a su víctima de hoy en medio de su autismo político y solipsismo narcisista. Aunque son nuevas las expresiones de odio y rencor que hoy fluyen del corazón despechado de Filizzola Pallarés, no es nuevo su desdén por la voluntad popular expresada en las urnas, a las que en más de una oportunidad despojó de significado dejándose ganar por la cooptación, el clientelismo y la oferta y demanda de voluntades parlamentarias subastadas sin mucho debate.

Quienes no tenemos en rededor camarógrafos y micrófonos pero sí buena memoria, todavía tenemos fresco en la retina el recuerdo de cuando enceguecido de lujuria por asaltar la presidencia del Senado paraguayo, junto a Emilio Camacho, Domingo Laíno y otros meritorios héroes populares de la república despojó al congreso de capacidad deliberativa entregando el alma al diablo por un precio que hubiera avergonzado a Fausto. No fue el primer papelón que le conocimos, dado que ya teníamos noticias de este bufón en los tiempos en que en medio de un escándalo de opereta y gritos histéricos, derribó una estatua de Stroessner erigida en el cerro Lambaré, fetiche con el que como si se tratase de un símbolo fálico posteriormente recorría casas de mujerzuelas ofreciéndolo como regalo para adorno de jardín.

Por la dignidad de presidir el legislativo, Carlitos fue capaz de arrojar la propia y sumarse a la bancada de los más conspicuos referentes de la corrupción que por seis décadas asoló el país y que ahora finalmente acabó relevada por quienes fueron sus más serviles lacayos en todo ese tiempo. Buen ejemplo es nuestro héroe Filizzola, quien hace apenas meses era el ejecutor del trabajo sucio que un hato de mugrientos como Herminio Cáceres, Martín Chiola, Julio Fanego (que Dios lo tenga en su santa gloria), entre otros, no se atrevía a emprender por no ensuciarse las manos.

En ese tiempo intentó expropiar a la misma Secta Moon, a cuyas filas finalmente se pasó hoy considerando que sufraga gran parte del proyecto del obispo Fernando Lugo y su prensa. También se negó entonces a modificar el sistema de listas sábanas que sigue vigente gracias a su loable contribución, posibilitando el lamentable enrede en que quiere envolver al país impidiendo jurar a un senador electo, para colmo presidente con permiso del partido con mayor número de afiliados en el Paraguay.

No está demás que con su actitud en aquellos lejanos días también impidió oportunamente que sean removidos unos ministros de la corte serviles a su benefactor de entonces, punto de partida de la exitosa campaña del teólogo de la liberación liberado por Ratzinger y financiado por James Cason y George W. Bush. Tan tirante llegó a estar su situación que para poder reunir los votos necesarios, y teniendo en cuenta que tenía la cantidad justa para hacer quórum, debió elabora un proyecto que permitiera a los senadores votar desde el mismo inodoro en caso de que imperiosas necesidades les obliguen a abandonar sus bancas. Como broche de oro a su pundonorosa gestión, obteniendo 20 millones de dólares del presidente brasileño Lula da Silva en el momento exacto, fue el artífice de la restallante victoria electoral de Nicanor Duarte Frutos ante el exitoso empresario y dirigente deportivo Osvaldo Domínguez, consumada por la vía de las urnas electrónicas mágicas del abogado plagiador de tesis doctorales Alberto Ramírez Zambonini.

Hoy nuevamente Filizzola Pallarés es el lacayo obligado a perpetrar el trabajo sucio, esta vez en nombre del signo político opuesto, marchas y contramarchas de un proyecto político en que serían capaz de desorientar a un murciélago.

Ya lo sentenció Shakespeare en Julio César: aunque depositemos algunos honores en este hombre para aligerarnos de varias cargas calumniosas, los llevará como el asno lleva el oro, jadeando y sudando a causa del trabajo, jalado o arreado según se le señala el camino, y una vez que haya transportado el tesoro donde convenga, se le sacará la carga de encima y será echado fuera como burro suelto a mover las orejas y pastar en la parcela pública.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris