Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Falsas apariencias

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
viernes, 6 de junio de 2008, 05:16 h (CET)
La noche estaba bañada de estrellas, la cita marcada nos llevaría al borde del mar, a una ciudad de luces y sombras. La “gente guapa” se encontraría en el Nikki Beach de Marbella para festejar la fiesta blanca, famoseo y adictos a las fiestas no querían perdérselo. Una experiencia como otra cualquiera que me permite reflexionar sobre el poder de las apariencias. Me encontraba en un lugar desconocido, rodeada de gente desconocida que llevaba horas disfrutando de la música, la bebida y de lo que fuera “menester”. Ante esa imagen una quisiera dar un paso atrás y no incluirse en una vorágine que podría tragarte, no obstante, me embarco, tranquila de que nadie te obliga a hacer lo que no deseas.

Todos íbamos de blanco impoluto, intentando limpiar, tal vez, ciertas conciencias, ensuciadas en alguna que otra ocasión por conductas no muy sanas. Entre la flora y fauna, estoy segura de que había personas de muy diversa procedencia, con distintas convicciones y formas de entender la diversión, no obstante, a veces parece que metemos las cosas en un mismo saco y sacamos conclusiones precipitadas. Intentaré que esto no pase aquí. Observo ávida de entender ese modo de vida que día tras día nos venden desde los diversos programas de televisión. ¿Serán felices? ¿No se aburren de tanta fiesta? ¿Cómo pueden gastar tanto dinero? Muchas preguntas acudían a mi mente, no dejaba de mirar, al tiempo que disfrutaba, eso sí, de la buena música y de la compañía.

Entre la diversidad, los habrá gozosos de la vida que han conseguido o que han heredado, champan y buena mesa le permitirán una mirada diferente a este mundo mientras comparten conversación con los amigos o conocidos. Otros, no obstante, estoy segura de que intentaban llenar sus vacíos con alcohol, drogas y falsas apariencias. Sus miradas parecían perdidas entre forzadas sonrisas, muchos compartirían la velada con compañías compradas a base de sus tarjetas doradas. Nos han hecho creer que el dinero daba la felicidad, pero me doy cuenta de que el dinero ganado con felicidad es el que se sabe disfrutar. De nada sirve “estar forrado” si te sientes solo, si no sabes amar o si nada de lo que haces te resulta satisfactorio. Cuántos de los que parecían tan felices, no saben qué hacer con sus vidas, más les valdría en lugar de tanta lujosa tumbona, tumbarse frecuentemente en el diván.

Y es que el ser humano tiene la tendencia a atribuir a los demás lo que cree que le falta: felicidad, dinero, poder, belleza, atracción… nunca nos sentimos completos, nunca lo estaremos. Muchas veces soñamos una vida de éxito como la de tantos famosos, pero luego los titulares nos ponen, de nuevo, los pies en la tierra: “Amy Winehouse, adicta al alcohol y a las drogas tiene la piel del rostro destrozada”; “Tatum 0´Neal, la hija de Ryan O´nea, ha sido detenida cuando trataba de comprar crack”; “Whitney Houston está hecha trizas intenta salir adelante con su carrera”… Estos como tantos otros son ejemplos de cómo lo que parece el cielo es un infierno para los que viven en él.

Cada uno desde su lugar ha de saber forjarse su pequeña porción de felicidad, que como dijo el poeta José Martí “sólo puede hallarse en el camino del trabajo”. Nadie nos regala nada. Muchas veces nos quejamos de la vida que llevamos, del trabajo a la casa, y sin embargo nuestras vidas están llenas de afecto, de relaciones, de aprendizajes que no sabemos valorar. Si las vacaciones fueran eternas, ya no serían vacaciones. Las disfrutamos porque terminan. Por eso la mejor forma de disfrutar de una fiesta es poniéndole límites y volviendo, a la mañana siguiente, a nuestra consulta, donde nos esperan los pacientes, el ordenador, el correo, nuestra vida.

____________________

Helena Trujillo. Psicoanalista del Departamento de Clínica Grupo Cero. Málaga.

Noticias relacionadas

El horizonte declara…

Poema de Aurora Peregrina Varela Rodríguez

Noche de enero

Un poema en prosa de Francisco Castro

El Gobierno se humilla ante el chantaje del separatismo catalán

“ Un apaciguador es alguien que espera que el cocodrilo se coma a alguien antes que a él” Wiston Churchill

Todos ellos dicen NO al Especismo

A algunos ciudadanos en China: Perros y Gatos también aman sus vidas

Andalucía, una ocasión para la izquierda

​​El ministro de Agricultura, Luis Planas, fue el orador invitado por la Agencia de Noticias Europa Press en su último Desayuno Informativo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris