Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La "caza del famoso", nuevo deporte nacional

Juan Francisco Jiménez (Madrid)
Redacción
viernes, 6 de junio de 2008, 05:16 h (CET)
Una característica de la sociedad española actual y signo de deriva autodestructiva es la aparición de un nuevo "deporte nacional" que supera en dinero y recursos al fútbol, y que recuerda cada vez mas a los sacrificios humanos del circo romano, es la caza del famoso.

Resulta paradójico que mientras en el mundo, el progreso universal de derechos hace desaparecer la caza del zorro y hasta se cuestiona el sacrificio de los toros, aquí hay una parte de la población que carece de mínimos derechos por el solo hecho de alcanzar notoriedad pública, a veces de forma indirecta e involuntaria. Bajo una concepción nazi de la vida, hay personas, incluidos niños, que "les toca" dejar de serlo perdiendo la dignidad humana, por ser famosos o pariente de alguno, pudiendo ser perseguidos y destruidos. Los únicos que están a salvo son los políticos y sus familias, lo que explicaría el origen último de esta perversión social.

El primer resultado de esto, es una sociedad sin esperanza, la función del famoso es ayudar a soñar y por tanto a vivir en un mundo mejor. La destrucción y el escarnio público de cantantes y artistas hará desaparecer a corto plazo la copla, el humor singular, etc.. en las nuevas generaciones. Pero lo mas indicativo de su raíz perversa es ver como son decapitados públicamente en el circo romano mediático, para escarmiento aquellos que un día nos hicieron soñar, reír, enamorarnos con su canciones, olvidar problemas... a soñar en definitiva una vida mas digna y un mundo mejor. En lugar de ser respetados como en otras sociedades más sanas.

El acoso a I. Pantoja, como victima simbolica de este nuevo nazismo, pasará a la historia como otro episodio mas del cainismo nacional.

Es el espejo de una sociedad cruel, insegura e indigna que genera en el anciano y el niño miedo; en la juventud desencanto: no vale la pena esforzarse ni destacar en nada y es mejor ser masa; Para los políticos: lo ideal electoralmente, una sociedad manipulable que ni exige ni asume responsabilidades.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris