Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Obama entra en la historia

Diego Contreras (Sevilla)
Redacción
viernes, 6 de junio de 2008, 05:16 h (CET)
La proclamación oficiosa de la nominación presidencial para Barack Obama en el Partido Demócrata es un hito histórico sin precedentes en los EE.UU. Ser el primer candidato negro con posibilidades reales de llegar a la presidencia del país más poderoso del mundo es un éxito absoluto en sí mismo.

Teniendo en cuenta que hasta hace poco más de 30 años se seguían practicando políticas de discriminación racial, podemos considerar a Obama como un la persona que confirmó la vigencia plena de los derechos civiles en América. Pero más allá del logro conseguido, Obama debería intentar conectar con los votantes de su gran rival en las primarias, la senadora Clinton. En efecto, si el carisma del afro-americano se refleja en votantes de su propia raza, en las nuevas generaciones urbanas y la mediana burguesía, el de Clinton se expande hacia las grandes bolsas de votos de la América profunda y rural, predominantemente blanca y profundamente conservadora en esencia, así como la latina, primera minoría racial de los EE.UU.

En este estado de cosas, la posible unión de ambos conformaría un “ticket” electoral muy potente con posibilidades más que reales de llegar a la más alta magistratura del País, posibilitando que unan su voto diferentes grupos sociales que, de otro modo, jamás votaría al rival que tumbó a su candidato. Por otro lado, la inclusión de Hillary añadiría unas dosis aconsejables de “realpolitik”, nunca desdeñables en quien dirigirá a la hiperpotencia, aunque con ello se tenga que renunciar a parte del sueño “neokennedyano” de la nueva “Camelot” de Obama.

Esta conjunción perfecta de estrategias podría vencer, no sin dificultades, al senador McCain en la próximas elecciones presidenciales de Noviembre, cuando América decida si quiere abrir nuevos caminos de esperanza e ilusión o, por el contrario, abrace de nuevo el continuismo que, también hay que decirlo, tan buenos resultados ha dado a los norteamericanos dentro y fuera de sus fronteras.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris