Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Reales de vellón   -   Sección:   Opinión

ZP en el Círculo

Sergio Brosa
Sergio Brosa
miércoles, 4 de junio de 2008, 07:29 h (CET)
El Círculo de Economía (Cercle d’Economia, en su actual denominación en catalán) se fundó en 1958 en Barcelona, con el fin de contribuir a modernizar la vida económica y social española, fomentando los deseos de liberalización y apertura y de favorecer la integración de nuestro país en la nueva Comunidad Europea de naciones libres y desarrolladas que se creaba con motivo de la firma del Tratado de Roma.

El Círculo de Economía no es una asociación patronal sino una asociación de profesionales de la economía, así se sea de la empresa, la administración pública o la universidad, a la que cada miembro aporta sus conocimientos, experiencia e ideología, de manera que su acervo se enriquece con el paso del tiempo, la incorporación de nuevos socios y las empresas colaboradoras.

Al Círculo pertenecen empresarios –aquellos que se juegan su dinero en su empresa– y empleados –aquellos contratados, aunque sea como presidentes de una gran corporación– lo que permite un diálogo fluido entre diferentes grupos sociales al alejarse de planteamientos sectoriales e intereses específicos.

Así mismo, el Círculo de Economía organiza numerosos actos con personalidades relevantes de todos los ámbitos: empresarial, político, económico y cultural que hacen constantes aportaciones de ideas nuevas o innovadoras en el análisis o solución de los problemas colectivos. Organiza también anualmente lo que se llamaron Reuniones Costa Brava, por el lugar en el que se realizaban y hoy se denominan Reuniones Círculo de Economía y por las que han pasado más de 500 personalidades nacionales e internacionales.

En los últimos años, el Círculo de Economía, al amparo de la mediatización de todo, lo que interesa y lo que no, pero sobre todo de aquello que es capaz, como el Círculo, de aportar luz sobre tantas cuestiones de la vida económica, se ha convertido en un centro de opinión serio y formal, alejado de planteamientos exclusivamente políticos, aportando una visión pragmática. Y el resultado es que “las opiniones del Círculo, tienen un eco importante en los medios de comunicación y son escuchadas y tenidas en cuenta como punto de referencia en la toma de decisiones de las diferentes administraciones y agentes sociales”, como indica el propio Círculo.

Ahora el Círculo celebra su 50 aniversario y entre otros, ha sido invitado a uno de los actos de celebración el presidente del gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero.

Dicen quienes asistieron al encuentro y algunos cronistas económicos han escrito en sus tabloides que ZP en el Círculo se hallaba envarado; poco suelto y hasta casi receloso. Y no era para menos.

En efecto, ZP fue invitado a la clausura del Cincuentenario de la entidad por el único motivo de ser el actual presidente del gobierno, puesto que su bagaje cultural, entendido como el conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico, y su experiencia profesional en el mundo empresarial y financiero, no justificarían en ningún caso ser la estrella invitada de esa entidad, cierre con broche de oro o colofón de postín.

Así, ZP se encuentra ante un auditorio de sesudos profesionales de lo económico, cultural y académico de Cataluña, cuyos políticos de primera línea, aunque alineados supuestamente con él, no hacen sino lamentarse continuamente por la falta de concreción en la financiación autonómica. Y en ese auditorio está lo más granado para hacer que, sobre la base de esa ansiada financiación, remonte el vuelo la economía catalana, en lugar de seguir descendiendo por esa senda de planeo que sólo conduce al aterrizaje forzoso que no suave, en un aeropuerto gestionado con criterios contrarios a sus propios intereses, pongamos por caso.

¿Qué va a decirle ZP a ese auditorio que tiene conchas en el lomo de nadar en los océanos de lo económico? ¿Serán suficientes las dos o tres tardes que le dedicó Jordi Sevilla para ponerlo al día sobre estas cuestiones? ¿Se dará cuenta el auditorio de que el presidente del actual gobierno lo es por haber sido elegido Secretario General del PSOE en tiempos revueltos? ¿Es como para estar envarado o no?

Garratibat debía estar, como se dice en catalán para indicar que estaba atónito y estupefacto al ver que estaban todos aquellos expertos esperando a oírle hablar de la situación económica del país, la financiación autonómica, la falta de estructuras que han de permitir el impulso empresarial necesario y cosas tales como el agua que ya, para entonces, caía a placer en esta Cataluña que hemos olvidado es de secano y la poca agua disponible ya no alcanza para todos por el desmesurado incremento de población habido en los últimos años y sus servicios anejos.

De manera que ZP se salió como pudo del brete. O sea mal. Y acabó por decirle el presidente saliente del Círculo de Economía, José Manuel Lara, a ZP al oído pero a micrófono abierto “…no hables tú de eso que puedes quedar mal; no te quemes. Que hable Solbes que te puedes quemar. Que el optimismo lo influyan el ministro de Economía, el ministro de Industria y que el presidente se reserve.” A lo que ZP le replicó que no hablasen de crisis económica que ello conlleva pesimismo y se retroalimenta la propia crisis. Es lo que en lenguaje castizo se denomina: andar al daca y toma.

Corolario: Según ZP es mejor no hablar de lo que se nos avecina o tenemos ya encima para no crear pesimismo.

Siempre creímos que era mejor identificar lo que se nos avecina, sobre todo si es una situación adversa, a fin de poner los medios adecuados y tener la capacidad de reacción necesaria para mitigar o eludir sus efectos. Y no esconder la cabeza bajo el ala, para no deprimirnos en el infortunio.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris