Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Losantos atrapado por la pinza: PSOE, PP y monseñor Sistach

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 4 de junio de 2008, 07:29 h (CET)
Me acuso de ser un oyente de la COPE. Me acuso de disentir en algunas ocasiones con alguna de las opiniones del señor Federico Losantos y también me acuso de coincidir con él en un ochenta por ciento de lo que dice a través de la COPE. Y después de descargar mi conciencia ante los que tuvieren la ocurrencia de leer alguno de mis escritos, debo manifestar que no estoy en absoluto de acuerdo con la encerrona que se está montando contra este medio de comunicación. No hay duda de que muchas de las verdades que se dicen en el Matinal de la COPE pueden doler a propios y extraños y por ello hay quien se siente molesto porque desde dicho medio salgan a relucir algunos de sus “pecadillos”. Y como los que lo atacan pertenecen a distintos ámbitos de la partitocracia nacional, de la judicatura ( señor Garzón) y de la propia Iglesia, a la que pertenece la cadena; aunque no fuera por otra cosa que tener en mi sangre algo de este quijotismo que nos distingue a los españoles, que todavía no hemos renunciado a serlo o por esta natural tendencia de salir en defensa de los pocos cuando son atacados por los muchos o por el simple placer de llevar la contra a toda una serie de políticos y clérigos, más preocupados por imponer sus particulares criterios que por velar por el bien de la nación, debo manifestar mi completa condena a aquellos que, teniendo mucho de que acusarse, que anteponiendo egoísmos personales y que haciéndole el juego a aquellos que precisamente están interesados en destruir la religión; sin embargo, contribuyen activamente a este linchamiento contra el señor Losantos.

No nos podemos quejar de que el señor Blanco, el Pepillo Grillo del PSOE, se aproveche de la coyuntura y de la actual debilidad del PP, para echar su cuarto a espadas y, apoyándose en las declaraciones del obispo de Sevilla, monseñor Amigó, le haya sacado punta a la indiscreción de dicho señor que, por lo visto, se ha olvidado de que los trapos sucios se lavan en casa, y dando tres cuartos al pregonero ha manifestado su particular opinión al decir que: “a veces, los medios de comunicación eran un dolor de cabeza para la Conferencia Episcopal”; sin que se haya percatado de que, con lo dicho, les ha facilitado a sus propios enemigos, a los laicos, argumentos para atacarles en lo que se refiere a su propia emisora, la COPE. Como Blanco no será nunca abogado pero tonto no es, ha utilizado la información para cargar contra la Conferencia episcopal, invitándola a despedir al señor Losantos para, con esta medida, evitar tener que tomarse aspirinas para aliviarles el dolor que les produce a los obispos sus actuaciones en la emisora.

Pero, si en el redil socialista estas actuaciones se pueden considerar normales y adecuadas a sus proyectos de erradicar a la Iglesia y a la derecha de España; sería más discutible que, desde el propio PP, desde aquellos a los que la COPE ha apoyado en los momentos más críticos para el partido, donde se les defendió cuando se les imputaba la responsabilidad de lo ocurrido en el 11-M y se les ha continuado apoyando en los momentos en que se les acusaba de “crispar” y en la situaciones en que tuvieron a todo el arco parlamentario en contra, en gran parte debido al repugnante Pacto del Tinell. No obstante, ahora se le corresponde desde dicho partido con una declaraciones del señor Alfonso Alonso ( uno de los aparecidos gracias a la vuelta de timón de Rajoy) quien no tuvo inconveniente en darle la espalda a María San Gil, para apoyar al señor Gallardón en su pleito contra J.Losantos, porque dice que J. Losantos habló de la falta de sensibilidad del Alcalde de Madrid ante las victimas del 11-M. No voy a entrar en algo que está sub júdice, pero hay que reconocer que el comportamiento del señor Gallardópn con las víctimas del terrorismo dejó mucho que desear, contrariamente a la postura de Esperanza Aguirre y la mayoría de cargos del PP, que acudieron a las manifestaciones y las apoyaron en el Parlamento. En todo caso, lo menos que se les podría pedir a los del PP hubiera sido una exquisita neutralidad en este asunto.

Pero, si entramos en las declaraciones de algunos obispos, si nos centramos en el cardenal arzobispo de Barcelona, el tema ya entra en una faceta más delicada. Se supone que la iglesia tiene lugares donde dirimir sus diferencias y, si no me equivoco, uno de ellos es la Conferencia Episcopal. El hecho de que se haya nombrado al señor Rouco Varela para dirigirla y esto no haya sido del agrado del señor Sistach, creo que no debiera de haberle hecho bajar la guardia ante los periodistas de la Vanguardia, ávidos de poner en entredicho al señor Lozanitos, uno de los adalides de la unidad de España. Sus declaraciones me han parecido desde todos los puntos poco afortunadas y, en algunos casos, bastante injustas –como cuando ha dicho que muchos fieles se han apartado de la iglesia por culpa de famoso locutor –. No, señor Sistach, en todo caso muchos fieles se han apartado de la Iglesia catalana por su soporte, más que evidente, a la causa del separatismo catalán.

No debemos confundir a los feligreses, porque la realidad es que, por incomprensible que pueda parecer, el clero catalán, en su gran mayoría le está poniendo una vela a Dios y otra al Diablo al sembrar la división entre los fieles que se consideran españoles y los que buscan la independencia de Catalunya de España. Ustedes, la jerarquía eclesiástica, debieran estar ausentes de esta lucha y hacer causa común con lo que decidan la mayoría de los miembros de la Conferencia Episcopal. Su deber es guardar para sí sus opiniones y no contradecir las posturas oficiales mantenidas por aquella institución. Lo contrario produce un verdadero efecto demoledor en las conciencias de los feligreses que no saben a qué bando hacerle caso. Si no voy equivocado se le renovó el contrato al señor Lozanitos y esta renovación se tomó por acuerdo de la Conferencia ¿a qué viene ahora iniciar una batalla en contra de este locutor? O, acaso ¿es que se trata de minar la credibilidad del señor Rouco? Es muy extraño que se hable de incomodidad en el Vaticano, ¿no será que algunos obispos se han dedicado a presentar, por bajo mano, sus discrepancias con la mayoría? Un mal servicio a la iglesia, señor Sistach, y una poco ejemplarizante postura de cara a los fieles.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris