Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Presunción y vacío interior

Keka Lorenzo de Astorga
Redacción
miércoles, 4 de junio de 2008, 09:13 h (CET)
Juan Ignacio Munilla es un enamorado del Corazón de Jesús. ¿Qué se aprende del Corazón de Cristo? Muchos lo saben por experiencia: a quererse y a querer a los demás, traducido luego en acción. El amor al Corazón de Cristo es fuente de equilibrio interior, de felicidad. No me extraña el rostro de paz que refleja este Obispo. De su artículo titulado "Dios tiene corazón" www.enticonfio.org), entresaco este texto cargado de fino olfato psicológico:

"La imagen del Corazón de Cristo y su mensaje de Misericordia, se presentan en el inicio del Tercer Milenio como auténtica "profecía" y "terapia" providencial. En esta cultura laicista en la que algunos afirman no tener más religión que "el hombre", paradójicamente, somos testigos de tantas carencias afectivas, heridas necesitadas de sanación, desequilibrios psicológicos, dramas interiores…" y resalta unas palabras del cardenal de Viena, Mons. Christoph Schönborn: "Cuando los agnósticos enarbolan al "hombre" como bandera frente al sentido religioso de la vida, hagámosles ver la radical necesidad que éste tiene de misericordia". Y sigue el Obispo de Palencia: "La experiencia nos está demostrando que la línea divisoria entre la presunción y la desesperación es prácticamente inexistente. Cuando más reivindicamos la autonomía del hombre frente al hecho religioso, más fácilmente caemos en el vacío interior, que nos conduce a la inevitable falta de autoestima. El paso de la jactancia y de la soberbia profesada en público, a la desesperación y al autodesprecio confesado en privado, es muy fácil y, de hecho, se da con mucha frecuencia". ¿Quién podría negarlo? ¿No comprobamos la realidad de esas palabras en el trato con la gente? Lleva razón Munilla, también, cuando dice que " en nuestros días, no son pocos los que han aprendido a aceptarse, a valorarse y a amarse a sí mismos, desde la experiencia del amor incondicional de Dios hacia cada uno de nosotros. ¿Si Dios me quiere, quien soy yo para despreciarme?"

Noticias relacionadas

Paradigma científico

Con su libro La estructura de las revoluciones científicas Kuhn cambió la historia de la ciencia para siempre

El discurso que pagamos

El caso Flick estalló en 1981 cuando una inspección fiscal

Jugando al juego del engaño, utilizando al pueblo de pin-pan-pum

Percibimos que la bonanza de la que continuamos gozando va a tener fecha de caducidad

Amigos de novedades

Jesús es la imagen del Dios invisible

Los más ateos, en política, son quienes más satanizan

​Con una sola ojeada, es fácil darse cuenta de que, con los amigos a los que va a tener que llegar a pedir ayuda el señor Sánchez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris