Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Partidos basura

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 3 de junio de 2008, 05:25 h (CET)
El temporal de tormentas, lluvias y borrascas, ha transformado la presente primavera, cual si el “cambio climático” hubiera convertido la península en un remedo de la humedad tropical. “Vinieron las lluvias” fue una película antológica sobre una novela de Louis Bromfield en que la vida de los protagonistas se ve profundamente afectada por la llegada del Monzón. Por el momento, la “guerra del agua” ha remitido al haberse recogido suficiente en los pantanos para calmar la sed de este verano. Los “trasvasistas y antitrasvasistas” han enfundado sin necesidad de apretar gatillos ni soplar en el extremo humeante del arma.

El temporal también parece haberse extendido a distintas esferas de la política nacional. El gentío votante de los dos grandes partidos no sólo anda en búsqueda de quienes mejor representen sus necesidades en el futuro, sino, que, con la humedad parece haber desarrollado sus inquietudes. Es conocida la teoría “hidráulica” de desarrollo de la inteligencia que recogió Ramón y Cajal. En las tierras europeas de mayor humedad, crece la tecnología, se discurre más. En cambio, en las zonas de menor pluviosidad, se favorece la imaginación, la fantasía. La Europa del Norte ha sido el origen de la industria del acero, de los canales, y de la dinamita. “Las mil y una noches” fueron consecuencia de alguna mente calenturienta con residencia cercana al desierto africano.

Las millonarias bases de esos partidos, la “super-requete-mayoria” del censo, está discurriendo por su cuenta una vez se han quitado de encima la presión propagandística electoral. En el caso del PP es manifiesto que el cuadro de sus dirigentes ignoran el sentir de su fiel electorado y andan trastornados sobre cómo aprender a representar a esa masa para mayor fidelidad y lealtad electoral. En el partido socialista es menos manifiesto el arrepentimiento por haberles dado el voto, porque es una parte de la población desde siempre manipulada por la mentira en su buena voluntad. En algunos momentos recuerdan la incongruencia del soldado, que, “¡para que se fastidie el teniente, no tomo el rancho!”. El pueblo votó, pero los partidos no representan sus intereses. Algarabía al margen, con la mano en su nómina o hipoteca, mejor que en el corazón, cada día comprueban más decepcionados que la dura realidad es esa.

Desde siempre se admite que los pueblos tienen los dirigentes que se merecen. Más, ¿qué ha hecho el pueblo español para merecer semejantes partidos? ¿Será que el lujo de la democracia y del bienestar se le ha subido a la cabeza cual si como “nuevos ricos” se comportasen? ¿Le habrá trastornado la borrachera democrática? El tiempo también se sabe que es el gran maestro, y del mismo modo que ahora la gran mayoría demuestra su estupor, días más adelante pondrá en evidencia su sabiduría, la que solo como “viejo” pueblo, tiene de por sí acreditada.

La fe en el sentido común, tan infrecuente en individuos aislados, se confirma en forma de instinto de conservación de las grandes masas. Sabido es que se puede mentir unas pocas veces a unos cuantos, pero es imposible hacerlo repetidamente a muchas personas. La manipulación pasa desapercibida en situaciones inesperadas, pero, termina por ser descubierta y desterrada cuando forma parte de la común expresión. Esta es la fe que permite mantener el optimismo en medio de los días brumosos que envuelven el viejo panorama peninsular.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris