Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Artículo opinión  

Ibarretxe, al desnudo

Wifredo Espina
Wifredo Espina
@wifredoespina
lunes, 2 de junio de 2008, 05:05 h (CET)
Quienes asesinan califican de “podrida” a nuestra democracia y de “podridos” a nuestros grandes partidos. Escandaloso contrasentido. Los que matan ¿no son algo mucho peor que “podridos”? Nuestra democracia no es perfecta, ni mucho menos; nuestros partidos, tampoco. En todo caso, mucho mejores que los que asesinan.

Pero además, en su último comunicado, ETA desnuda a Ibarretxe. No solo rechaza su plan de referéndum o consulta sobre la autodeterminación vasca, sino que lo considera un “fraude”. Y en esto coincide con el gobierno y los partidos de nuestra democracia “podrida”, aunque por razones muy distintas.

Mientras para el gobierno y los partidos el plan del Lehendakari es un “fraude” al vigente Estado de derecho, pues es contrario a lo establecido en la Constitución, que no permite el secesionismo de una parte del territorio español, para ETA es un “fraude” precisamente porque no afronta abiertamente la separación del País Vasco, ya que “se viste de reforma autonómica”.

La conclusión es que este plan, aprobado ya por el gobierno vasco para ser discutido en su parlamento, no tiene ninguna posibilidad de salir adelante. Se oponen al mismo tanto el Gobierno del PSOE y el principal partido de la oposición, el PP, como el radicalismo abertzale vasco, ETA, el de las pistolas y las bombas.

Ante lo cual, Ibarretxe, en quien Iñaki Anasagasti dice “confiar plenamente” porque “está comprometido con sacar del empate infinito una situación que unos y otros bloquean, y que hará lo imposible para llevar este país a un escenario de acuerdo y de apuesta democrática”, se verá obligado a convocar elecciones en el País Vasco, lo cual parece lo más lógico.

Lo que no parece lógico es que un Lehendakari, que lo es en virtud de lo dispuesto en la vigente Constitución, se rebele contra ella y la desacata (con lo que se deslegitima) con un plan “vestido de reforma autonómica” pero que en realidad la revienta, y que, encima, no cuente con el apoyo de los radicales que pretende integrar en un sistema democrático que consideran “podrido”.

Quizás seria aconsejable reformar la Constitución, para que permitiera resolver este tipo de conflictos, lo que no es admisible es desacatarla o reventarla por quien debe a ella su cargo y la Autonomía que preside.

____________________

Wifredo Espina. Periodista y exdirector del Centre d’Investigació de la Comunicació.

Noticias relacionadas

Pedro Sánchez y el sexo de otro Sánchez, "el Lute"

La Sesión del Pleno del Congreso de los Diputados número 162 fue atípica

Más dinero para Sanidad

Eliminación del copago, cubrir las bajas de médicos rápidamente, contratación de más médicos y personal sanitario es lo que se necesita ya y hablo de España

Toques exigentes

La magia de los toques exigentes hay que desearla; pero sobre todo practicarla

La navidad de los sesenta

Es saludable recordar viejos tiempos

El título de los padres de Felipe VI

Don Juan Carlos y Doña Sofía son reyes honoríficos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris