Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Revista-arte

Etiquetas:   EN-RED-ARTE   -   Sección:   Revista-arte

Energías alérgicas respecto al arte.

Jesús-Pau Vázquez Vilardell
Redacción
sábado, 31 de mayo de 2008, 16:57 h (CET)


Desde que Vuk Cosic encontró el término de Net.Art accidentalmente (en un e-mail anónimo desconfigurado) varios son los ejemplos en que el arte de la red ha manifestado diversas maneras de usar códigos ocultos para el 99% de usuarios en potencia de Internet. Con ello el Net.Art ha demostrado y demuestra la importancia de que estos códigos siempre sean accesibles para todos con el fin de construir una red por y para todos, una construcción de la red transparente donde sólo podamos percibir sus puntales y no sus lujosos acabados. Ejemplo de ello es el conocido proyecto JODI (www.jodi.org).

Sin embargo en la red hay un interés en proteger lo privado, no sólo el derecho de intimidad -algo innato en una sociedad individualista- sino el derecho de PROPIEDAD. Queremos proteger cuanto poseemos, y cuanto mayor sean nuestras posesiones mayor inversión en sistemas de seguridad llevaremos a cabo. Todo ello para tener bajo control cualquier posible ente que amenace nuestra propiedad, viva representación del desfasado modelo capitalista en la que se ha curtido la sociedad industrial en el último siglo. Movimientos sociales anticapitalistas ya han salido a las calles para frenar este progreso capitalista pero escasos han sido los resultados, y peor aun la imagen con la que estos movimientos sociales ha sido relacionada a través de los medios de comunicación.

¿Y qué pinta el arte en todo esto?

Nada, absolutamente nada. En gran parte el arte es entretenimiento, no todo... ocio para los que pueden acceder a él, representaciones de egocentrismos sobre un soporte material. El arte no es carnal, es sólo algo material, prolongaciones materiales de la psique, el egocentrismo inmaterial de alguien, el "YO" en una imagen, pedazos de tela o piedras expuestas en galerías, museos... completamente sometido a las leyes sociales, con pocas posibilidades de ilegalismos. Ningún pintor se atrevería a exponer un cuadro sin haberlo hecho porque simplemente las galerias ya le piden un material, un buen material que siga unas tendencias y un estilo previamente escogido por el autor. Por desgracia ya no hay lugar para reinventar el arte, porque el arte en sí es materia, es algo, porque el gran error del arte es que el arte existe, y como existe no tiene la cualidad de los titanes, lo único capaz de provocar grandes cambios.

Pero enmedio de tanto "pesimismo" y mal fario me gustaría hacer saber que mi "YO" es optimista cada vez que lee "en el siglo XXI, el arte no se expondrá." frase textual de "La société anonyme". No porque sólo se trate de una frase sino porque ello supone redefinir el arte, o almenos llevar a cabo hechos o acciones que nada tienen que ver con el arte corriente.

José Luís Brea en "La era Posmedia: acción comunicativa, prácticas (post)artísticas y dispositivos neomediales" elabora un esquema con ejemplos de estas nuevas prácticas y que cita así:

1- Informatización de movimientos sociales: Amnistía on-line, amnesty.org
2- Infoguerra.
3- Resistencia electrónica: Critical Art Ensemble, Luther Blisset, www.0100101110101101.org.
4- Hacktivismo: liberalización de flujos de información -GNU.org- y Actividad Hacker Politizada -www.cultdeadcow.com
5- Producción de esfera pública: IO_Lavoro inmateriale io.khm.de/lavoro/

¿El arte de hackear?


Logotipo del D.O.M. Team.


A continuación expondré algunos datos de interés:

El pasado 7 de marzo del 2008, un hacker de D.O.M. Team habla para el diario "El Mundo" de cómo a través de su trabajo logra vulnerar los sistemas de seguridad de diversas entidades privadas e instituciones. En el artículo escrito por un redactor del periódico, Daniel G. Lifona, D.O.M. Team cita:

"Nuestro trabajo es bueno, aunque mucha gente no comparta la misma opinión. No hacemos nada malo, es una manera de alertar, quizás la menos elegante, pero sí la más efectiva. Por eso creo que estamos en el buen bando. Aunque parezca que no, reportamos algunos fallos a las listas de seguridad"

Dos meses después la organización D.O.M. Team es desmantelada por la Brigada de Investigación Tecnológica bajo la acusación de ser uno de los grupos hacktivistas más importantes del mundo tras hackear a más de 21.000 websites entre las que se encuentran Jazztel, Televisión Chilena, la web de Consejo del Estado o el portal de Izquierda Unida donde se sustituyó la imagen corporativa por una caricatura de Zapatero y Rajoy delante de una bandera preconstitucional.

¿Qué hizo movilizarse a la Brigada de Investigación Tecnológica?



Ataque hacker a la página de Izquierda Unida.


El proveedor de servicios de hosting y dominios de internet, Arsys, comprada por Mercapital -uno de los mayores inversores del mercado español- se definen como "el número 1 en registros de dominios con más de 570.000 dominios registrados." Teniendo en cuenta que las tarifas del registro y la renovación son de 25 €/año, es fácil deducir que Arsys factura en su haber anualmente un mínimo de 14 millones de euros, sin contar con la facturación por traslados de otros dominios ya registrados y otros servicios prestados.



Logo y Lema de la compañía Arsys.


Arsys es el proveedor de servicios de Izquierda Unida y tras el hackeo de la página (y su imposibilidad para su reconfiguración) denunció a D.O.M. Team a principios del mes de marzo por entorpecer sus negocios con uno de sus clientes más mediáticos a nivel político en España. Hace unos días se procedió a la detención de todos sus integrantes sin saber a ciencia cierta bajo qué ideología realizaban sus acciones. Hay otros casos similares como el que tuvo lugar hace 5 años cuando los Mossos d'Esquadra detuvieron en Barcelona, Sant Climent de Llobregat y Viladecans a tres personas por vulnerar la seguridad del sistema informático del departamento de Bienestar y Familia y causar daños estimados en 96.000 euros en facturación.

Estos hechos basan sus denuncias principalmente en las pérdidas económicas que conlleva tener un sistema informático donde te dejas algunas puertas abiertas en la seguridad que protege tu capital, tu propiedad. No obstante, Arsys -como probablemente otros muchos proveedores de servicios de Internet- hospeda websites de toda índole posible, desde partidos políticos hasta servidores de organizaciones como el portal de Contrainformación en la Red www.nodo50.org, cosas de la globalización. Hechos que se contradicen aun más cuando observamos que Nodo50 no aplica el 100% de libertad de expresión de la que presume, censurando imágenes publicadas por el portal de Desobediencia Informativa La Haine (www.lahaine.org) -que albergaba Nodo50- por un supuesto ataque contra los intereses del proyecto de Nodo50.

Sólo son hechos, hechos que demuestran que hay sectores de la sociedad que ya sea a través de la informatización de movimientos sociales, la infoguerra, la resistencia electrónica, el hacktivismo o produciendo esfera pública está dispuesta a continuar, e incluso llevar a más, la lucha contra los sistemas de control y vigilancia para la protección de sus bienes. Si bien, si la globalización se encarga de ofrecer un lugar donde hospedar la lucha antisistema, a través de empresas privadas que luego denuncian sus acciones, estaría bien apoyarse en ello, pisándolos con energía como si se tratase del primer escalón hacia la desintegración de la propiedad privada.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris