Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Fuera de juego   -   Sección:  

Cuando el que manda se equivoca

Jorge García
Jorge García
domingo, 1 de junio de 2008, 05:43 h (CET)
Tener jefe es tan inevitable como la salida del sol. Además de mandar y tomar responsabilidades, también sirve de desahogo, de descarga de emociones, casi nunca positivas ni con algún contenido de admiración ni reconocimiento. La papeleta de mandar es complicada, aunque necesaria. En el mundo del fútbol, los jefes se están volviendo locos. El acto que lo demuestra y que puede revolucionar, incluso destruir, el fútbol actual, es la norma que la FIFA, con Joseph Blatter a la cabeza, ha sacado adelante, a la espera del pronunciamiento de la Unión Europea, a los que personalmente veo más cuerdos.

El famoso 6+5 puede dar un resultado espantoso, y no es once. La idea de que un club deba alinear siempre un mínimo de seis jugadores nacidos en el país donde juegan es un disparate al que, por más que me esfuerzo, no encuentro precedentes. Ni llevar a Rodolfo Chikilicuatre a Eurovisión es comparable. Esta obligación sería sinónimo de irracionalidad, incompetencia, incluso aburrimiento. Blatter, el que manda en esto, se está equivocando. Y en las cadenas de mando, en las empresas grandes y pequeñas, incluso en los grandes países, cuando un jefe se equivoca se le busca sustituto lo antes posible.

En este mundo globalizado, de mercado libre, oferta y demanda, multirracial, plural, que tiende cada vez más a eliminar fronteras y aumentar la unión, la norma de la FIFA es la contradicción al pensamiento y la cultura actuales. Los futbolistas son trabajadores, y pueden practicar su oficio donde prefieran. Del mismo modo, los clubes son, o deben ser, independientes. La maquinaria del fútbol les ha convertido en empresas, la gran mayoría ya privadas, con presidentes extranjeros y la ganancia económica como primer objetivo. No pueden decirles con quién trabajar.

La norma no deja de ser una discriminación, una regulación de la extranjería. ¿Qué beneficios trae? ¿Cuánto perjudica? La diferencia parece abismal. Con esta ley tan impopular en vigor, el fútbol tal y como lo conocemos desaparecerá, sin tener el valor de pronosticar su futuro. El jefe del fútbol se está equivocando, y debe ser sustituido.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris