Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Maestro tocón

Manuel Villena (Granada)
Redacción
sábado, 31 de mayo de 2008, 07:10 h (CET)
Puedo asegurar y aseguro, querido lector, que ni mis progenitores ni ningún antepasado mío hizo curso de tocamiento alguno, y aquí estoy. Mi familia debemos ser muy primitivos ya que ni mi esposa ni un servidor tampoco hemos hecho curso semejante y nos hemos relacionado y reproducido con toda normalidad. Puede que esta actitud esté desfasada hoy día. Ya se sabe: “Todo es posible en Granada”.

El objeto de este escrito es contar lo que me pasó el día 28 de mayo. Siendo alrededor de las 8 de la mañana, me dirigía al trabajo, me encontré con un buen amigo con el que tomo café diariamente. Lo vi acercarse con el paso muy acelerado, repentinamente me despachó con un “¡Adiós¡” de aliño y extrañamente prosiguió sin pararse un solo segundo. Ante tan esquiva y hosca actitud pensé que algo grave le ocurría.Corrí tras él, lo abordé y pregunté preocupado: ¿Qué te ocurre?, ¿Tienes algún problema? Me respondió con un rotundo “No”. Volví a inquirir: ¿Entonces a qué viene tanta prisa? A lo que me contestó:” Voy al Ayuntamiento de Granada a apuntarme, como monitor, a unos talleres de tocamientos para jóvenes, los van a impartir todos los viernes en el botellódromo. Como tú sabes en mi juventud fui maestro de Tocón y recordarás que cada vez que me presentabais a una chica os tenía dicho que lo hicierais diciendo: “ Aquí el maestro Tocón”. Aquella presentación y el implícito juego de palabras, recordarás, surtía un efecto irresistible que me brindó varias y placenteras relaciones, incluso de esta forma conocí a la que hoy es mi mujer.Así que, exponiendo ésto y sumándole mi hoy sosegada experiencia, tengo la absoluta certeza que me han de admitir.”Diciendo estas palabras añadió: “Ya te informaré”, y a paso aun más ligero que el de su llegada, pretendía recuperar el tiempo perdido, se alejó y lo perdí de vista rápidamente.

Más tarde leí la notica completa en la prensa y me apené por mi querido e iluso amigo. El Ayuntamiento de Granada, juntamente con el taller de tocamientos, ofrece a los jóvenes un taller olfativo. Pobre hombre, como tenga que oler los vómitos, orines, excrementos de todo tipo, basura, etc ; que es lo que por allí abunda… ¡Apañado va!

¡Para ver cosas... estar vivos!

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris