Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El independentismo en la UE

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
sábado, 31 de mayo de 2008, 07:10 h (CET)
El ser humano es placer de casa ajena. Sólo en la guerra la proximidad geográfica acrecienta la cordialidad y por motivos obvios –véase el caso de los rifeños y los españoles en tiempos de Abd el Krim-. En la paz, en cambio, cuanto mayor es la cercanía mayor es la animadversión. Todos los países que integran la UE están encantados de ello, sin embargo la mayoría se quiere atomizar de puertas adentro. Bélgica es un proyecto fallido de convivencia entre flamencos y valones. España sigue sin convencer a vascos y catalanes. Austria ha llevado a cabo un “genocidio estadístico” con sus minorías eslovenas, húngaras y croatas, con lo que niega la realidad a través del dato. Alsacia-Lorena, Bretaña, Cataluña del Norte, Córcega, Niza, Normandía, Occitania y País Vasco francés, sueñan con ser países independientes dentro de la UE. Lo mismo ocurre con Baviera en Alemania; con Flandres, Valonia y Bruselas en Bélgica; con Islas Feroe y Groenlandia en Dinamarca; con Aland y Laponia en Finlandia; con Padania, Sicilia, Tirol del Sur y Ausonia, en Italia; con Laponia, en Noruega; con Firsia en Holanda; con Silesia, en Polonia; con Algarbe, Azores e Madeira y Terra de Miranda, en Portugal; con Escocia, Gales, Isla de Man e Irlanda del Norte, en Gran Bretaña; con Moravia, en la República Checa; con Escania y Laponia, en Suecia. En fin, con todo el mundo.

Digo yo. Aprovechando la ocasión de que todavía no tenemos Constitución europea: ¿no se podría estudiar la posibilidad de hacer de Europa un Estado conformado por todas y cada una de las comunidades que la integran en el régimen que a cada una de ellas les de la real gana?

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris