Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Una compensación justa o una expoliación?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 31 de mayo de 2008, 06:42 h (CET)
Que quieren que les diga, pero a mi edad ya me he convertido en un desconfiado compulsivo ante determinadas demostraciones públicas de la solidaridad. Cada vez soy más escéptico respecto a la bondad y el espíritu altruista de los que, muchas personas, hacen gala a la vista del gran público o, lo que es lo mismo, desde la proyección que les proporcionan los medios de comunicación, siempre a la caza de historias impactantes que proporcionar a la gran masa lacrimógena y fácilmente influenciable, que vive pendiente de ellos. Es muy fácil y remunerativo el hacer gala de caritativos deseos de cambiar a la humanidad, desterrar de este mundo todas las injusticias y velar, como nuevos Amadís de Gaula, caballeros andantes, por un cambio histórico que nos convirtiera a todos en ciudadanos ejemplares, verdaderos ángeles llenos de buenos sentimientos solidarios y amor por nuestros semejantes. Es aquello de “una vana y dos vacías”.

Veamos el caso ejemplarizante de los individuos de la farándula. Si usted los oye cuando están ante un micrófono o cuando son entrevistados en las televisiones, verán que parecen todos cortados por el mismo patrón, se diría que todos ellos han nacido libres del pecado original y que, sin excepción, abominan de la pobreza, convertidos en radiantes apóstoles de los menesterosos y azotes de los ricos, a los que exigen que distribuyan mejor sus fortunas. Se muestran en extremo solidarios y dispuestos a contribuir a que se eliminen de la faz de la tierra todas las injusticias que provienen, según ellos, de una derecha egoísta, plutócrata y explotadora de la pobreza. Y es que, señores, la lengua es un instrumento de una gran utilidad y no se paga ningún canon por contar historias que todos sabemos que gustarán y que nos dejarán ante el gran público como generosos defensores de las castas humildes. Otra cosa sería que se tuvieran que predicar con el ejemplo. Es posible que alguien me quiera contradecir, afirmando que muchos artistas ofrecen sus actuaciones de gratis para colaborar con causas nobles; si, es posible que sea así, incluso estoy dispuesto a admitir que, como en cualquier otra profesión, los haya realmente solidarios y desprendidos ( todos sabemos que la excepción confirma la regla), pero que nadie se llama a engaño: el salir en televisión, el cantar en público, aunque la recaudación sea para una obra benéfica, es , a la vez, una propaganda gratis para los artistas que participan en la gala lo que, por añadidura, les reporta una aureola de “progres” y defensores de las castas bajas que, a la hora de vender discos y contratar galas es inapreciable.

Lo cierto es que, cuando llega el momento en que, a estos mecenas, se les toca el bolsillo; cuando piensan que no se les compensa debidamente por su trabajo o cuando suponen que dejan de percibir ganancias que estiman que les corresponden ¡Oh sorpresa! Toda su generosidad, toda preocupación por la justicia y todas sus proclamas por una mejor distribución de los bienes de este mundo se convierten, en virtud del egoísmo y la codicia, en agua de borrajas. Si hay que acudir al Estado para que les garantice sus ganancias, aunque sea socialista, pues se acude. Si se debe solicitar una Ley, a todas luces injusta, para asegurarse su opulencia, pues se acude al Gobierno amigo para que se la conceda, ( no en balde han sido sus firmes apoyos en tiempo de elecciones. ¿Qué es una injusticia y un atraco a los bolsillos de los contribuyentes el que se graven con un canon unos soportes electrónicos vírgene, para garantizar a los faranduleros sus ganancias? ¡Pues se gravan y ya está! Que esta sociedad que garantiza a los actores y autores saca sus pingües beneficios, ¡todo sea para que no sean pirateados, no fuera que dejaran de poderse comprar más casas en Miami! Los Tedy Bautista y semejantes poderes fácticos, estos que se cobran los favores que le hacen al PSOE, saben como magnificar lo que les interesa para conseguir llenarse los bolsillos y los de sus patrocinados a expensas de los ciudadanos (potencialmente reos de piratería informática). Han asumido las funciones que le corresponden a la policía y a los jueces y se han constituido en los “vigilantes” y, a la vez, los comisarios, al estilo estalinista, para denunciar a las empresas, a los intermediarios y a cualquiera que se les ocurra por impago satanizar por el crimen de no pagar el famoso canon. Ahora, por si fuera poco, han extendido este problema al resto de la UE, de la que piden autorización para poder vigilar hasta el IVA de las empresas electrónicas para saber si se les estafa o no.

Llegados a este punto, alcanzado este grado de invasión de los derechos individuales de los ciudadanos, de su propia intimidad y de los perjuicios que les pueda causar una Ley injusta, que les obliga a pagar por utilizar soportes electrónicos destinados a satisfacer sus propias necesidades, utilidades o entretenimientos; deberíamos recomendar a la comisión correspondiente de Bruselas, que estudiase los márgenes de beneficios que se incluyen en los precios, manifiestamente abusivos, de las grabaciones que se ponen a la venta. Que se valorase el perjuicio que causa a los ciudadanos el bombardeo constante de las propagandas que se hacen en la televisiones públicas promocionando los discos de los que perciben el canon. Que se tenga en cuenta el perjuicio que a los fabricantes de soportes electrónico les puede causar el mencionado gravamen a la hora de vender sus productos, Si ,en definitiva, debemos pagar más por un disco virgen, lo lógico sería que el mismo canon se desgravase en el momento en el que compráramos un disco de cualquiera de los artistas que lo perciben a través de SGAE ¿ No sería lo más justo? Si se hace para compensar posibles pirateos, en el momento en que uno se gasta unos euros en comprar algo que podría haber pirateado, tendrá derecho a que se le resarza del canon por no piratear. Alguien debería estudiar esta solución, Porque creo recordar, de cuando estudiaba Derecho, que hay algo calificado como “enriquecimiento injusto” que estimo debiera aplicarse a esta cuestión de la que hemos escrito.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris