Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Cesión   -   Sección:  

El enredo de Sáez

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
viernes, 30 de mayo de 2008, 02:32 h (CET)
La cuerda que une al presidente de la Federación Española de Baloncesto (FEB), José Luís Sáez, y al seleccionador nacional, José Vicente Hernández, se ha tensado hasta tal punto que se puede deshilachar en cualquier momento con el riesgo de herir a todo aquel que esté próximo. La relación entre presidente y técnico no es un ejemplo de amistad y concordia, ahora que, por fin, un combinado nacional es favorito real en las competiciones internacionales.

Con el conflicto entre tenistas españoles y su presidente, Pedro Muñoz, aún por solucionar, el lunes saltó la alarma, de nuevo, en la FEB. A principios de mayo, Pepu Hernández comunicó su decisión de no continuar al frente de la selección más allá de los Juegos Olímpicos de Pekín. Motivo entendibles y razonable pese a ser una lástima, porque Pepu es uno de los mayores culpables del oro en el Mundial de hace dos años. Sin embargo, en el deporte, como en la vida, todo tiene un inicio y un final. Y Pepu decidió poner su punto final con la selección.

Pero las formas no convencieron al presidente, quien había sido informado minutos antes que la prensa. Sáez amagó con destituirlo, fruto de la frustración y desconfianza. En realidad, Sáez sospecha que el seleccionador haya firmado con otro club, cuestión que está prohibida en su contrato con la FEB. A todo esto, Pepu niega en rotundo que haya suscrito nada, ni a bolígrafo ni con palabras, con ningún equipo.

Una falsa paz pareció apagar el fuego. Sin embargo, las llamas se han reavivado. El lunes Pepu no acudió a una reunión en Madrid porque se encontraba en Sevilla. La gota que colmó el vaso. Sáez realizó una ronda de prensa, radio por radio, para anunciar que quizá él ponga el punto final mucho antes de lo esperado. La confianza del jefe es nula. El empleado no tiene crédito y sus actos son juzgados con lupa, hasta tal punto que si Pepu continúa va a tener que aguantar un juicio constante desde la sombra.

Sáez ha errado. En lugar de apaciguar los ánimos y apartar sus rencillas personales, ha optado por vengar su antipatía hacia el míster con la única arma que puede utilizar: la destitución. No es consciente de que queda poco menos de dos semanas para dar la lista de convocados para los JJ. OO. Es cierto que la elección parece clara. Pero fichar a estas alturas a un nuevo entrenador (sea Aíto García Reneses o el mismísimo Ferrándiz) es una locura. El equipo está hecho, conjuntado y listo para actuar. Tiene unos hábitos, sistemas de juego y costumbres desde hace dos años. Cambiar todo por un odio personal es poner en peligro una medalla olímpica, porque la selección campeona del Mundial y subcampeona de Europa es de Pepu y no de Sáez.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris