Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Mujeres del Siglo XXI   -   Sección:   Opinión

Mulieris Dignitatem ya tiene web

Remedios Falaguera
Remedios Falaguera
viernes, 30 de mayo de 2008, 02:25 h (CET)
“Ciertamente, se necesita una renovada investigación antropológica que, basándose en la gran tradición cristiana, incorpore los nuevos progresos de la ciencia y el dato de las actuales sensibilidades culturales, contribuyendo de este modo a profundizar no sólo la identidad femenina, sino también la masculina, también ella a menudo objeto de reflexiones parciales e ideológicas”.

Gracias a estas palabras de Benedicto XVI en el discurso de inauguración de el Congreso internacional “Mujer y varón, el humanum en su totalidad", organizado el pasado mes de febrero por el Pontificio Consejo para los Laicos, con ocasión del XX aniversario de la publicación de la carta apostólica Mulieris dignitatem, Rocío Figueroa Alvear, responsable de la sección "Mujer" de este dicasterio ha lanzado una pagina web. (http://www.laici.org/index.php?p=homedonna ) para contrarrestar las “corrientes culturales y políticas que tratan de eliminar o, al menos, ofuscar y confundir las diferencias sexuales inscritas en la naturaleza humana, considerándolas una construcción cultural-, el designio de Dios, que ha creado el ser humano varón y mujer, con una unidad y al mismo tiempo con una diferencia originaria y complementaria”.

Desde esta web se pretende “continuar con la reflexión emprendida en el Congreso”. “Estamos seguros que una presencia más incisiva de la mujer en el ámbito familiar, educativo, político, económico, cultural y eclesial será clave para el futuro de la humanidad, para edificar una comunidad humana que pueda expresarse desde la riqueza del aporte femenino y masculino” afirma Rocío Figueroa Alvear, en la presentación de este sitio de Internet.
Si consideramos que en muchos “lugares del mundo la dignidad de la mujer no sólo no es reconocida, sino también herida sufriendo aún las consecuencias de la miseria, la violencia y marginación… ¿Cómo hacer para que la relación hombre o mujer pueda salir de esquemas de competencia, opresión, reivindicaciones y faltas de respeto y valoración mutua?, ¿cómo hacer para que esta relación (hombre-mujer) sea verdaderamente un espacio de comunión, encuentro, comunicación y amor recíproco y la mujer encuentre cada vez más el espacio que le corresponde según el designio divino?” Estas son algunas de las preguntas a las que se pretende dar respuesta, en un foro abierto e informal, entre todos los “movimientos, asociaciones, y personas concretas que trabajan por la promoción de la dignidad y la misión de la mujer".
Una vez dicho esto, debo confesarles que esta noticia me ha traído recuerdos entrañables. Lo recuerdo bien. Desde el instante que cayó en mis manos la carta MULIERIS DIGNITATEM de Juan Pablo II, llena de alabanzas, gratitud y compromisos hacia las mujeres, me despertó la necesidad de gritar a los cuatro vientos la importancia de la dignidad y la vocación de la mujer.
Yo era muy joven entonces pero soy consciente que, hasta ese momento, las mujeres nos habíamos mantenido en un segundo plano - la discriminación y la desconfianza hacia nosotras ha sido un fenómeno muy extendido a lo largo de los siglos- razón por la que nosotras mismas nos sentíamos confusas ante nuestra importante misión en la Iglesia, y mucho más, del verdadero reto que nos esperaba en este siglo XXI.
Tuvo que ser Juan Pablo II, el férreo defensor de la mujer trabajadora, la mujer ama de casa, la mujer madre, la mujer esposa,... quien nos bautizara como “guardianas del ser humano, de su humanidad”.
De manera que, llenar todos los rincones del mundo de nuestra específica humanidad, nuestra especial sensibilidad, es un gran desafió que tenemos ante nosotros.

Y para ello, tendremos que ser valientes ante las constantes bravuconadas de las feministas rancias que lo único que pretenden vendernos es la “libertad” basada en una burda igualdad con el hombre haciendo que renunciemos a lo más preciado que somos y tenemos: nuestra dignidad, nuestra diversidad con el hombre, nuestras cualidades esenciales, nuestra maternidad,… ¡Incluso al respeto a nosotras mismas, nuestro orgullo de ser mujer, nuestro “genio femenino!

De manera que, las mujeres no deberíamos olvidar que “todo el momento presente espera la manifestación de aquel «genio» de la mujer, que asegure en toda circunstancia la sensibilidad por el hombre, por el hecho de que es ser humano” como nos exhortó Juan Pablo II en la Mulieris Dignitatem.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris