Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Tú, Tina, estás presente en todo "cronotopos"

Ángel Sáez
Ángel Sáez
viernes, 30 de mayo de 2008, 02:25 h (CET)
Mi vida:

Esta mañana, vía invento de Bell, te he dicho que eres mi gasolina (además de mi golosina). Y es cierto. Escucharte me da cuerda para, conforme van brotando las dificultades y surgiendo los problemas, seguir arrostrando las unas y solucionando los otros. Bueno, pues razono de esta guisa; si escuchar (y leer) a mi amada dama charrúa me hace tanto bien, ¿qué bendiciones (no) me deparará o reportará tenerla a la vera, a ras de poro, a flor de piel? Ante tal rosario de expectativas, ante el cúmulo o rimero de bien(estar)es que me aguardan, a veces me da por llorar, de dicha auténtica, de felicidad plena.

Me peta un montón, como he soñado en tantísimas ocasiones y te he relatado, verbigracia, esta misma mañana, rodear con mis brazos, estando ambos desnudos, tu cintura y bailar pegaditos, de frente. Pero no menos me agrada circundar tu talle, estando el menda adherido a tu espalda, muy bien aplicado o atareado en acariciarte los lóbulos y demás partes de tus orejas y el cuello.

Las angustias y los nervios que, de cuando en vez, hacen acto de presencia en nuestras mentes y corazones, viajando y concentrándose en los cardias de ambos, las bocas de nuestros respectivos estómagos, son sendos índices del enamoramiento (que no miento) mutuo que nos profesamos y tenemos, cariño. Qué esbeltez, qué preciosidad, escuchar (o leer, como es el caso) que uno, servidor, es la razón, la paz y la esperanza de otra, en este affaire, la amada, comadrona y musa uruguaya de mis textos presentes y futuros, tú, Tina.

Tu acervo lingüístico no es escaso, sino más vasto que la media (me refiero, por supuesto, a la aritmética, no a la que suele cursar inopinadamente con algún desgarrón o carrera). Dices y escribes estupenda y encantadoramente. Acaso seas (sin acaso, eres) muy exigente contigo misma (en éste, como en otros ámbitos o terrenos de la vida).

Este “finde”, sí, ha sido la repanocha. Hemos estado prácticamente juntos (casi he llegado a tocarte con las yemas de los dedos de mis manos).

Creo que fue/es Camilo Blanes Cortés, “Camilo Sesto”, quien canta/ba que “la razón de mi vida has sido tú”. Deseo fervientemente que, transcurrida la primera quincena de agosto en la bota italiana, entre Roma y Venecia, Edén y Paraíso, cuando ambos regresemos a nuestros lugares de origen, tú, a Montevideo, yo, a Algaso, pensemos esto, lo mismo (respecto del otro), que “la razón de mi vida sigues siendo tú”, que también aireaba Camilo en la canción de marras. Ansío que, mientras andemos surcando los cielos, durante el vuelo de vuelta, vayamos adquiriendo fuerzas para afrontar lo que nos espera, que no será moco de pavo, confesar a nuestras respectivas familias lo que hemos decidido de consuno o común acuerdo, vivir juntos (a mí, ya sabes, me gustaría que fuera mediando el sacramento del matrimonio).

Te ama quien, además de admirarte y adorarte, siente que estás presente en todo “cronotopos”, tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris