Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Encerrados con un solo juguete

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
viernes, 30 de mayo de 2008, 03:14 h (CET)
El hombre más rico del mundo, Warren Buffet, nos ha desvelado recientemente la identidad del culpable de la crisis que padecen las economías mundiales: la Banca. Sin ser ningún experto en la materia, siempre lo he sospechado; como siempre he pensado que los banqueros viven de los pobres porque somos los pobres los únicos que pagamos comisiones. Así que son los banqueros y no los carburantes o los alimentos los que nos van a dejar sin trabajo, sin casa, sin chica y sin perro que nos ladre.

Todavía hoy los neoconservadores nos restriegan en los morros su poderío, queriéndonos convencer de su autoridad incuestionable y de la inexorabilidad de nuestra sumisión a ellos. Pero resulta que se está desencadenando una de las crisis más importantes de nuestra historia y la culpa la tiene la Banca, que es su sanedrín -bueno, el de los necocon y el de algunos más-.

Decía Leocadio Lobo, jesuita que luchó en el bando republicano contra Franco, que nuestra Guerra Civil nos vino bien porque nos despertó de nuestro letargo y esto, a la larga, nos habría de hacer más fuertes y capaces de construir un mundo mejor. No lo sé. Lo que sobrevino a la guerra fue una posguerra miserable al calor de la cual se forjó una generación austera y hambrienta de libertad que lo que más deseaba era ganar lo justo para dedicar su tiempo a labores creativas y al contacto humano. Hoy, los hijos de aquellos iconoclastas viven, como diría el gran escritor Juan Marsé, "encerrados con un solo juguete": el consumo.

Y no son sólo nuestros hijos. Todos los trabajadores estamos atados al consumo. Ya no salimos a la calle para luchar por un salario justo. Nos conformamos con mantener la capacidad suficiente para consumir, aún a riesgo de convertir todo lo poco que ganamos en un sinfín de comisiones bancarias. Parece ser que mientras podamos seguir acumulando cosas no pensamos salir de nuestro letargo ¿A qué guerra estamos esperando?

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris