Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un hombre es siempre un hombre

Jesús D. Mez Madrid
Redacción
miércoles, 28 de mayo de 2008, 06:58 h (CET)
"El hombre es siempre hombre con toda su dignidad, aunque esté en estado de coma, aunque sea un embrión" ha dicho el Papa, Benedicto XVI, en una meditación sobre el sentido de la vida y de la muerte a la luz del evangelio sobre la resurrección de Lázaro.

El ser humano no es sólo vida biológica, podemos decir con el Papa, quien dice también: "A pesar de ser de este gran biocosmos, lo trasciende, porque ciertamente el hombre es siempre hombre con toda su dignidad, aunque esté en estado de coma, aunque sea un embrión, pero si sólo vive biológicamente no desarrolla y realiza todas las posibilidades de su ser, abriéndose a nuevas dimensiones".

Y es que la primera dimensión es ese conocimiento que en el hombre, a diferencia de los animales, se identifica con una sed de infinito. Todos queremos beber de la misma fuente de la vida y para hacerlo confiamos en la segunda dimensión de la naturaleza humana, el amor.

El hombre no es sólo un ser que conoce, sino que vive en relación de amistad y de amor. Además de la dimensión del conocimiento y de la verdad existe, de manera inseparable, la dimensión de la relación. Aquí se acerca más a la fuente de la vida, de la que quiere beber para tener vida en abundancia, la misma vida.

La ciencia y la medicina en particular son una gran lucha por la vida, pero no pueden satisfacer la necesidad de eternidad que es propia del hombre. Ni siquiera en el caso de que se descubriera la píldora de la inmortalidad.

"Imaginemos qué sucedería con una vida biológica inmortal del hombre: un mundo envejecido, un mundo que no dejaría espacio a los jóvenes, a la juventud, a esta novedad de vida. Por tanto, éste no puede ser ese tipo de inmortalidad que todos deseamos", dijo también Benedicto XVI en la misma ocasión. Y es que la única medicina de la inmortalidad es la Eucaristía y la certeza de ser amados y queridos por Dios, siempre. Creo importante recordarlo, precisamente hoy, fiesta de la Eucaristía.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris