Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Necesidad de ser optimistas. Algunas sugerencias en educación

Mª Helena Vales-Villamartín (Málaga)
Redacción
miércoles, 28 de mayo de 2008, 07:01 h (CET)
Como muchos otros considero que el optimismo es una gran virtud, pero con frecuencia me viene gante a preguntarme: ¿qué hacer para tener esa aptitud optimista y positiva en la vida? Reconozco que el paso hacia una actitud optimista requiere una disposición más entusiasta, es tanto como darle la vuelta a una moneda.

Y, dado que uno "no nace, se hace", es recomendable educar a los nuestros en ese "enfoque" optimista y positivo, ver lo bueno de cada situación, buscar siempre puertas abiertas, tender puentes, evitar la "cultura de la queja" y ser personas empáticas, abiertas y esperanzadas, aprender a sonreír es la mejor enseñanza.

A modo de recomendación, doy algunas pautas útiles para la educación:

-Analizar las cosas a partir de los puntos buenos y positivos, seguramente con esto se solucionan muchos inconvenientes. No siempre funciona igual a la inversa. Esta pauta debemos aplicarla con los más pequeños, enseñarles a ver el lado positivo.

-Esforzarnos por dar sugerencias y soluciones en lugar de dar paso a las críticas o quejas. De cara a la educación de nuestros hijos acostumbrarles a aportar una posible solución ante cualquier problema.

-Procurar descubrir las cualidades y capacidades de los demás, reconociendo el esfuerzo, el interés y la dedicación.

-Aprender a ser sencillos y pedir ayuda, generalmente acudiendo al consejo de otras personas se encuentran la soluciones que solos no veríamos.

-Salir de uno mismo, no buscar la propia satisfacción. Ayudar a los demás y pensar en los otros evitará muchos desengaños que sólo conducen a la tristeza y al pesimismo.

-No hacer alarde de seguridad en uno mismo tomando decisiones a la ligera, considerar y sopesar las cosas antes de actuar pues lo contrario no es optimismo, sería imprudencia.

-Aprender a valorar lo que somos y lo que tenemos. El fomentar la autoestima y ensalzar lo bueno en la actitud de nuestros hijos ayudará a acentuar una actitud positiva de uno mismo.

-Ser agradecidos. Acostumbrarnos a dar las gracias por todo, es una manera de ver nuestra vida como un continuo regalo que hay que agradecer.

¡Ojalá pongamos algunos en práctica!

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris