Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Sidney Lumet

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
miércoles, 28 de mayo de 2008, 07:01 h (CET)
Decir a estas alturas que Lumet, a sus 83 años cumplidos, es un maestro indiscutible del 7º arte, es una obviedad. Que con una vitalidad y lucidez fuera de serie siga a su edad impartiendo lecciones como realizador de buen cine, bastaría ver su última obra.

Aparco mi juicio sobre su valía profesional, reconocida internacionalmente, para fijarme en el aspecto moral de su filme “Antes que el diablo sepa que has muerto”.

Sin pretensiones éticas de ningún tipo, retrata con crudo realismo, los efectos negativos que engendra el mal, presente en el interior del hombre, cuando lo planea y lo realiza. Como piedra arrojada en un estanque su onda concéntrica y expansiva llega muy lejos y repercute en todo su entorno. El mal realizado siempre pasa factura. Es en sí mismo destructivo y aniquila todo lo que le rodea ( valores de amistad, de familia, de sociedad

El filme cuenta la tragedia de dos hermanos que viven al margen de toda moral y que planean salir a flote y hacerse ricos como sea, sin reparar en nada. La solución es fácil.

El atraco a la joyería de su padre. Resulta todo un fracaso. Esta acción es el inicio de la desintegración de cuanto aún quedaba en pie en sus vidas.

Lumet, director sin escrúpulos morales, ni melindres evasivos, retrata los efectos de los actos humanos capaces de destruir los vínculos más fuertes y al propio ejecutor. No moraliza, sino retrata. El juicio moral del filme queda a la capacidad de cada espectador. No aconsejable para personas no bien formadas.

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris