Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Con el telar a cuestas  

Muchas gracias, Tina, por todo el bien que me haces

Ángel Sáez
Ángel Sáez
miércoles, 28 de mayo de 2008, 06:40 h (CET)
Mi vida:

Gracias, muchas gracias, por todo el bien que me has traído, me haces y depararás a mi existencia. Gracias por esforzarte en procurarme más felicidad; que lo logras, de veras, cuando, por ejemplo, me mandas, como hoy, una propuesta (que me agrada sobremanera) de portada para mis relatos. Gracias por llamarme por teléfono. Y gracias por toda una larga retahíla o rosario de razones, que callo, porque sé que los plurales ditirambos suelen arrebolarte el rostro, quiero decir, acostumbran a que se concentre en torno a tus mofletes la sonrojante vergüenza.

Así como Marco Tulio Cicerón escribió que “para ser libres hay que ser esclavos de la ley”, mutatis mutandis, considero que servidor, para ser independiente de criterio, debe ser prisionero de tu Amor, Tina.

¿Ves? Aunque dices que no sabes expresar cuánto me amas, lo haces estupendamente. Acudes a lo paradójico o contradictorio, a intentar dar cuenta de lo inefable con palabras. Así se comporta a veces el Amor y de esa guisa a ratos el lenguaje. Los poetas místicos también acudieron al oxímoron para expresar lo inenarrable.

Cómo y cuánto desearía que estuvieras aquí y ahora, en este concreto “cronotopos”, en carne y hueso (pues en espíritu lo estás), a mi lado, porque podríamos disfrutar de lo lindo plagiando, verbigracia, uno de los poemas (entre los más dilectos para mí) de Catulo, o sea, que me dieras cien besos, y luego mil, y después otros cien, y más tarde otros mil, y continuáramos dicha estrategia, hasta que ambos nos saciáramos, o sea, hasta que, pasando de los rumores (dimes y diretes) de los demás, que nos importarían un bledo o comino, nos dispusiéramos a embarullar o enmarañar la cuenta, para que nadie, ni aun nosotros mismos, consiguiéramos saber a ciencia cierta la cantidad concreta y exacta de ósculos que habíamos tenido a bien y a gala darnos.

Sabes que eres la razón de que proyecte sobre una pantalla irregular, que semeja el contorno de una bota, la mayor parte de mis sueños.

Te ama con todas las ganas y en el máximo grado de que es capaz de hacerlo quien te admira y adora, tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

No

Un poema de Aurora Peregrina Varela

Votar a un gobernante no es un derecho, es una aberración

Insumisión, Resistencia y Confrontación

El feminismo radical dilapida crédito, cayendo en un espantoso ridículo

“Hablamos de feminazis… no de feministas normales, de infantería. Sino de feminazis y sus mariachis” Arturo Pérez-Reverte.

La palabra construye o destruye. Sepamos elegir

Políticamente incorrecto

Candidatos y democracia

La aparición de cuatro generales en el escenario político español resulta cuanto menos chocante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris