Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

España en subasta

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 27 de mayo de 2008, 04:37 h (CET)
A veces uno se ha de frotar los ojos para convencerse de que lo que está leyendo no es fruto de una fantasía y que, por muy absurdo, irracional y desconcertante que le pueda parecer, se ajusta al texto que tiene delante. Pues, señores, esta es la sensación que he tenido cuando he leído la propuesta que ha salido de la mente de este señor que sustituyó al señor Redondo Terreros al frente del Partido Socialista de Euskadi, alguien al que se empezó llamando Don Nadie pero que ahora, para asombro de propios y extraños, se ha convertido en un oráculo del nacionalismo vasco. Pues no aparece el señor Patxi López, después del teatro de guiñoles de la visita del señor Ibarretche al señor Rodríguez Zapatero, donde se escenificó, para crédulos e incrédulos, la escena del sofá en la que doña Inés se resiste castamente al acoso de Don Juan que pretende, como buen conquistador, llevársela al huerto. Así Doña Inés–Zapatero le dijo un tímido “no” al versallesco lehendakari cuando este, en un rapto de fogosidad, le espetó lo del referendo para establecer, si la ciudadanía vasca así lo determinara, la autogestión del País Vasco como primer paso, no hacía falta decirlo, hacia su independencia de España.

Y digo que tal encuentro no fue más que una filfa de cara a la galería porque, miren ustedes por donde, a los pocos días – todo muy bien preparado, calculado al milímetro para que todo encaje en su lugar – y aprovechando que los del PP están liados en sus rifirrafes particulares, el señor López nos sorprende con esta idea luminosa de celebrar un referendo vasco “con todas sus consecuencias”. O sea, si no lo he entendido mal, que primero no y luego sí; puede que ya fuera un sí, pero para cubrir las apariencias fuera un “no” de mentirijillas, para darle protagonismo al pelele del partido socialista del país vasco simulando que, esta luminosa idea, partía de él. Reconozco mi corto entendimiento, pido perdón por ser tan obtuso, pero aclárenme, por favor, ¿qué diferencia hay entre el referendo que propone el señor Ibarretche y el que ahora se ha sacado de la manga el Patxi López?

Porque, si no estoy mal informado “con todas sus consecuencias” quiere decir que, salga, lo que salga se deberá cumplir la voluntad de los vascos, sin que los españoles del resto de lo que queda de España tengamos nada que decir al respecto. Yo creo que quizá, lo que quería proponer el señor López, es que se hiciera un referendo entre toda la ciudadanía española para decidir, de una vez, lo que hacer con estos díscolos que, un día sí y otro no, a pesar de que gozan de todos los beneficios forales ( si les dieran la independencia y se tuvieran que valer por sí mismos, raramente podrían subsistir sin aumentar los impuestos) están incordiando con sus desplantes bravucones, sus ataques terroristas y sus incumplimientos de la Constitución sin que, al parecer les ocurra nada; como si dispusieran de una bula especial que les permitiese erradicar la bandera española, impedir el uso del castellano y mantener a terroristas en las instituciones de la autonomía. Sólo recordarles a estos gudaris, estos valientes de boca para afuera, que en la guerra civil traicionaron a la República y, a pesar del famoso “cinturón de hierro”, no le aguantaron ni la primera embestida al general Franco.

Pero lo que causa una incontenible hilaridad es que, la sin par Vice de la Vogue, la peripatética señora Fernández de la Vega, la que va regalando millones a las feministas de la poligámica Nigeria; se presenta ante la prensa y con la contundencia de la que suele hacer gala, con la faz de hormigón armado que se ha fabricado durante la anterior legislatura, va y nos dice que: “esto es lo que decimos siempre”. Si el pueblo español no estuviera aletargado, si los ciudadanos no viviesen en el reino de Babia y si los demonios personales de todos aquellos que todavía sueñan con la Segunda República, no les obnubilasen la razón, hasta el punto de verse en la obligación de odiar a la derecha so pena de traicionar a sus muertos; sin duda, sin ninguna duda, saltaría al unísono ante una provocación semejante exigiendo explicaciones sobre, ¿cuándo han dicho ustedes que lo que hacía falta en Euskadi era un referendo con “todas sus consecuencias”? Si lo que ustedes están diciendo resulta ser lo que han dicho siempre entonces, señores, son ustedes los sujetos más impresentables que existen sobre la faz de la tierra. ¿Para qué tantos asesinatos, para qué tantas víctimas y familias rotas si ahora salen que estarán dispuestos a aceptar lo que salga de un referendo en el país vasco?

¿Hasta dónde están dispuestos los del PSOE a llegar en la reforma del Estatuto vasco?, ¿es esta la salida que han descubierto para darles el autogobierno? Es evidente que el sistema que se ha implantado en Catalunya se va a convertir en el paradigma a seguir en todo el resto de España, para conseguir vaciar de contenido el Estado con la intención de que acabe convertido en un estado federal donde, cada autonomía, gozará de la consideración de nación y el Gobierno no será más que un ente inoperante, meramente simbólico, sin competencias. Recordaremos que el señor Carod Rovira, tan pacifista, , apenas hace unos días, ya reclamaba un ejército particular para Catalunya. Luego habría que ver cómo se autofinanciarían las distintas “naciones”; yo se lo diré: cargándonos de impuestos y llevándonos a sistemas parecidos a los que “tanto éxito” tuvieron detrás del antiguo telón de acero

En definitiva un plan burdo, made in ZP, para proseguir con su destrucción de España. No a la “consulta vinculante” del lehendakari, pero sí a la consulta “con todas sus consecuencias” del señor Patxi López. Un simple juego semántico, una forma distinta de decir lo mismo. Si ganan los que pidan más autogobierno, más facultades, más insolidaridad con el resto de los españoles y más “Patria Vasca”, pues nada, según nuestro Ejecutivo se lo habrá que conceder. Y, a todo esto ¿qué diablos están pensando los que tienen el deber de mantener unida a España, los que deben hacer cumplir la Constitución de 1978? Unos se pelean entre ellos; los del TC mirando hacia otro lado; los fiscales de vacaciones; la realeza relajándose y la fuerzas armadas, pues “muy pacifistas”, cargando las armas con capullos y viviendo ricamente a costa de los contribuyentes. ¡Vaya panorama! El espectáculo que estamos dando a Europa es de una nación que hace el ridículo. Y ya sabemos, como nos ilustra F. de la Rochefuocauld (famoso por sus intrigas contra Richelieu), que “ el ridículo desgasta más que el mismo deshonor” Yo creo que andamos parejo, en ambos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris