Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

No hay escapatoria

Fernando Martín Huesca
Redacción
martes, 27 de mayo de 2008, 04:51 h (CET)
Cuando hace décadas el sueldo de un trabajador era suficiente para mantener una familia, las economías familiares no estaban para lujos, pero se podía ir saliendo adelante y tener unas perspectivas de futuro, aunque siempre con una marcada diferencia de clases sociales.

Años más tarde, la incorporación de la mujer al mundo laboral hizo que las familias comenzaran a tener unos mayores niveles de renta, por lo que pronto hubo de corregirse dicha situación y los sueldos de tod@s dejaron de incrementarse en la proporción de años anteriores. La consecuencia fue la desaparición de la imagen del "cabeza de familia": un único sueldo dejó de ser suficiente para el sustento de una familia. Pero la sociedad siguió "evolucionando", y en los años posteriores las mujeres no solo se incorporaban al mundo laboral, si no que además lo hacían con formación superior: en las familias en las que ambos tuviesen una formación media-alta, su nivel de renta les permitiría acceder a niveles sociales superiores. Obviamente había que hacer algo para seguir manteniendo un "equilibrio" entre las clases sociales, y por eso se creó la "burbuja inmobiliaria", para que uno de los dos sueldos se dedicara íntegra y permanentemente al pago de la vivienda: una generación entera dejaría de poner en peligro la estabilidad del sistema de clases. Pero una vez que la burbuja inmobiliaria ya no dio más de sí y las aguas comenzaron a volver a su cauce, había que hacer algo para que la generación posterior tampoco pudiera desbancarse económicamente, y por ello se crearon la "crisis alimentaria" y la "crisis energética", las cuales se pueden englobar en una sola "crisis de recursos". Unos precios desorbitados en bienes básicos de subsistencia como son los alimentos y ciertas materias primas nos asegurarán, al menos, otra década de marcada estructura social piramidal.

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris