Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Partido Popular, más que partido

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 26 de mayo de 2008, 04:44 h (CET)
Cada día que pasa van quedando menos para que llegue ese momento en el que el último en salir apague, metafóricamente, la luz que alumbra en la calle Génova. El último en abandonar esa nave a la deriva en que se ha convertido el Partido Popular ha sido uno de sus iconos en la lucha contra el terrorismo, el funcionario de prisiones Ortega Lara también ha dado un portazo en las narices de Mariano Rajoy y se ha marchado con la música a otra parte, tal vez buscando un lugar en el que la derecha sea más extrema y nadie tenga veleidades de viajar hacia el centro político como algunas voces y voceros mediáticos dicen que quiere hacer el todavía líder del PP.

Mariano Rajoy va tejiendo una tela de araña de alianzas para afrontar el congreso del partido en Valencia este próximo Junio y si un día toca con su dedo mágico al alcalde de Madrid al que defenestró en las últimas listas electorales otro día se reúne con Carlos Fabra, Presidente de la Diputación de Castelló y hombre fuerte de la provincia al tiempo que imputado en diversos delitos desde hace años pero con 100 compromisarios que votarán lo que él ordene. Dios los cría y ellos se juntan y Rajoy no tiene más remedio que repescar a Alberto Ruiz Gallardón y hacerse la foto, tal vez tapándose las narices, con alguien que está en el punto de mira de la justicia.

Y mientras Rajoy hace números y aguanta imperturbable el chaparrón de insultos diarios que sus antaño “amigos” Jiménez Losantos- quien hace años escribía junto a Karmele Marchante en “Ajoblanco”, quién lo diría ahora por la trayectoria de ambos- y Pedro J.,el “capo” de El Mundo, una parte de las bases acatando las ordenes de estos dos sujetos acude a la sede de Génova no para vitorear y animar a su “jefe” sino para llenar de insultos a Mariano Rajoy, Gallardón y Soraya Saenz de Santamaría que tuvieron que salir en sus coches blindados por la puerta trasera de la sede del partido. Parece que se ha levantado la veda y las escopetas apuntan hacia lo más alto. Dimisión, da la cara y traidor son las palabras más bonitas que pudo escuchar Mariano Rajoy a su salida del edificio donde está la sede del partido en Madrid.

Rajoy es incapaz de dar un puñetazo en la mesa y gritar un “hasta aquí hemos llegado”, pero lento y en voz baja si que viene dedicándose a enviar mensajes a los que cada día están segándole la hierba bajo los pies, “que de un paso adelante y lo diga”, avisó a todos aquellos que hoy tan sólo se dedican a intrigar sin atreverse a presentar una candidatura que se enfrente a la oficial en el congreso del partido al tiempo que recordó a Aznar, que parece ser la mano que mece la cuna, que en su tiempos de Presidente también pacto con los nacionalistas catalanes y vascos cuando fue necesario y que nadie del partido le reprochó nunca esta actuación.

Gallardón hace tiempo dijo “ellos se irán pero nosotros nos quedaremos con las siglas”, hace meses cuando el alcalde madrileño pronunció esta frase pocos le entendieron pero hoy ha cobrado plena actualidad. El Partido Popular puede romperse en dos y algunos, la actual dirección, ya están preparando el camino para quedarse con el santo y la peana mientras los disidentes no recuerdan que la historia se repite y que esa misma derecha que ellos representan ya se convirtió en una derecha fratricida que descabalgó a Adolfo Suarez del poder para finalmente desaparecer y tener que esperar hasta el año 1989 en la refundación del Partido Popular para volver a estar todos unidos en un asalto al poder que les llevó catorce años. Hoy los populares son un partido, pero un partido partido en el que algunos se han quitado la careta y están dando un no rotundo a ese viaje al centro político por el que todos suspiran pues ahí, en ese caladero de votos, está la verdadera victoria electoral. El Partido Popular con estas actuaciones está demostrando ser el mejor agente publicitario de los socialistas.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris