Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Las Liberalias

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
lunes, 26 de mayo de 2008, 04:10 h (CET)
La derecha se está rompiendo a su derecha. Pienso que eso es bueno. Un país del siglo XXI que defiende el Estado de bienestar, la libertad de credo y el respeto a los distintos modos de entender la vida, debe de vez en cuando sajar el forúnculo que suele reproducirse virulento cada cierto tiempo en ese lado de la costura democrática que acabo de señalar. El pus liberado, causante de las calenturas que innecesariamente padecen los órganos más saludables del cuerpo, puede ser usado como material residual que procure solaz a esa minoría más casposa de nuestra sociedad que tanto tormento nos viene dando desde que estamos enredados en este proyecto de convivencia llamado España.

Las lideresas de derechas están empezando a cuajar una historia que viene a ser algo así como el negativo de la película “Las Libertarias” de Vicente Aranda. Ana Belén, Victoria Abril y Ariadna Gil representaron a esas milicianas que hicieron de la Guerra Civil su particular Revolución y lucharon por alcanzar para todos nosotros la más bella utopía. Como digo, el negativo de esa película podría llamarse “La Liberalias” y estaría protagonizado por Esperanza Aguirre, María San Gil y Rosa Díez; luchan por hacer de nuestro país un monolito con alma de baptisterio. Pero, ya digo, es bueno y necesario. Deben cuanto antes darle forma a su rebeldía retrógrada y fundar ese partido ultraliberal que tanto echamos de menos. Además, podrían acoger en su seno a compañeros ideológicos del sexo contrario tales como Arístegui, Acebes, Astarloa (la triple A), Mayor Oreja (el deslizante), Zaplana (el hombre que habla bajito), Aznar (el héroe de Perejil) y tantos otros anónimos salvapatrias que ni en el PP ya encuentran cabida.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris