Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Atender la depresión de los empleados ayuda a las empresas

Helena Trujillo (Málaga)
Redacción
viernes, 23 de mayo de 2008, 05:38 h (CET)
Los problemas de salud mental están aumentando, hasta el punto de que uno de cada diez trabajadores sufre depresión, ansiedad, estrés o cansancio. En muchos países crece la jubilación prematura debida a problemas mentales, hasta el punto de estar convirtiéndose en el motivo más común para la asignación de pensiones de incapacidad. Se estima que para el año 2020 la depresión será la segunda causa más frecuente de invalidez en el mundo desarrollado.

Si 95% del personal de una empresa de 7.000 empleados goza de buena salud, esto significa que 350 trabajadores no asistirán cada día. El costo anual promedio de esa ausencia sería de 22.5 millones de euros. Si esa proporción aumenta sólo en 1%, produciría 4.5 millones de euros de beneficios económicos al año. Expertos internacionales advierten que “la falta de motivación, la depresión y otras formas de mala salud mental afectan la productividad de los empleados mucho antes de la enfermedad real”.

En Estados Unidos, la depresión clínica se ha convertido en una de las enfermedades más comunes, que llega a afectar cada año a una décima parte de los adultos en edad de trabajar.

En Finlandia, más del 50% de los trabajadores sufren algún tipo de síntomas relacionados con el estrés, tales como ansiedad, sentimientos depresivos, dolor físico, exclusión social y trastornos del sueño. Estos trastornos son ya la principal causa de pensiones por incapacidad en Finlandia.

En Alemania, los trastornos depresivos son responsables de casi el 7% de las jubilaciones prematuras.

En el Reino Unido, casi 3 de cada 10 empleados sufren anualmente problemas de salud mental.

En España, el coste total de la depresión, gira en torno a más de 745 millones de euros anuales, de los que un 53,5% corresponde a costes directos. El 46,5% restante se debe a pérdidas de productividad generadas por la muerte prematura de los pacientes o la incapacidad temporal.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) advierte que el estrés relacionado con el trabajo representa uno de los mayores problemas de salud laboral en la Unión Europea. La mitad de los 150 millones de empleados de Europa se siente expuesta a una presión considerable en el trabajo. Las actividades conjuntas entre empleadores y trabajadores y una política empresarial de salud son inversiones en el futuro de una empresa.

Los empresarios comienzan a darse cuenta de la relación entre salud y productividad, y están mejorando sus estrategias de dirección, poniendo en práctica programas para favorecer la integración de los problemas de trabajo/familia/vida. En este mismo sentido, diversos estudios indican que invertir en empleados deprimidos, ofreciéndoles tratamiento e incluso psicoterapia por teléfono, puede disminuir el ausentismo y mejorar la salud de los trabajadores.

Gastar dinero en atender la depresión es una medida inteligente. Los trabajadores cuyos empleadores intervinieron directamente en el problema trabajaron más que los que recibieron el tratamiento habitual que consiste en que el trabajador acuda por su cuenta al médico de cabecera o que se busque un profesional de salud mental. Según los estudios los beneficios para la empresa que supone invertir en la salud mental de sus empleados exceden por mucho el costo que supone el tratamiento.

Hoy en día ninguna empresa moderna duda en invertir en la salud de sus empleados, sin embargo su preocupación gira en definir cuáles son las áreas de la salud que requieren ser mejor atendidas. La atención de enfermedades psíquicas nunca ha sido prioridad porque existe el mito que son poco frecuentes, que su tratamiento es largo y costoso, y que no tienen mayor incidencia en los índices de productividad de una empresa. La investigación ha demostrado no sólo que esta creencia es falsa, sino que las empresas hacen muy mal negocio al excluir las enfermedades psiquiátricas de la cobertura en salud. Estas enfermedades producen 50% de las pérdidas relacionadas a problemas de salud, y su tratamiento en la actualidad es más rápido y económico que la mayoría de las enfermedades orgánicas.

____________________

Helena Trujillo Luque. Psicoanalista del Departamento de Clínica Grupo Cero. Málaga.

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris