Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Etiquetas:   La Cesión  

Ganó la tradición

Antonio Álvarez Rodrigo
Antonio Álvarez
viernes, 23 de mayo de 2008, 05:02 h (CET)
El Manchester United es el nuevo rey de esta salva que es la Champions League en una final que no pasará a la historia por su juego, sino por ser la primera entre dos equipos ingleses y la novena que se decide en la tanda de penaltis. Los diablos rojos han sucedido en el trono a El Diablo, es decir, el Milán, que en un año ha pasado de rey a zombi que sólo jugará la UEFA.

El triunfo, o mejor dicho, la derrota del Chelsea deja claro que en el deporte el dinero no es decisivo, aunque sí importante. Roman Abramovich demostró hace unos días que su ingente cantidad de dinero podía adquirir dos verdaderas obras de arte, una de Francis Bacon y otra de Lucian Freud. Sin embargo, los más de 1.100 millones de euros que ha invertido en el conjunto Blue no le han permitido alcanzar una de las joyas más preciadas del planeta fútbol: la orejuda (que apodo más feo, para un trofeo tan bonito).

Esta vez ha estado más cerca que nunca. Un resbalón de Terry, capitán y alma del equipo, impidió a Abramovich conseguir su capricho más ansiado y, a la vez, escurridizo. La demostración de que el balompié es un juego impredecible y tornadizo: tan pronto te da, como te quita. Al ruso, que posee todo lo que quiere y un poco más, le va a quedar una aspereza por lijar. Cantidades ingentes de dinero para alcanzar sólo una final y caer ante otro equipo, con menos dinero y menos estrellas.

El Manchester significa todo lo contrario. Si el Chelsea es el racionalismo, el equipo rojo es el empirismo. Se basa en la experiencia, que define a la perfección la figura de un señor mayor, de cara colorada y que no le importa ponerse una sudadera encima de un cuantioso traje porque todo el mundo lo va trata de Sir. Alex Ferguson. Lograr que nadie te despida después de 22 años, significa que puedes más que el mayor rico que forme parte de la lista Forbes y que se encapriche del ManU. Nadie se atreverá a destituirle, por mucho dinero que se tenga.

Algunos dirán que 10 ligas inglesas y 2 Copas de Europa en tanto tiempo es un bagaje muy pobre para una entidad como el United. Pero es que Ferguson ha conseguido más que eso. Por encima de la victoria y de la derrota, el escocés demuestra que la confianza en un entrenador otorga resultados. Es cierto que casos como éste hay muy pocos. Pero es bueno que de vez en cuando el Dios del Fútbol avise de que por mucho que se empeñen millonarios empedernidos en busca de gloria o locos directivos que arrastras a instituciones para conseguir un título, la tranquilidad, confianza y tradición al final siempre vencerán.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris