Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

La España de las mil maravillas

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 23 de mayo de 2008, 04:47 h (CET)
¿Saben ustedes a lo que se le parece un Gobierno que actúa por impulsos, sin un plan determinado al que acogerse, sin unas ideas convenientemente maduradas en las que apoyarse y sin la más mínima convicción en sus decisiones? Pues es algo parecido a los camaleones. Sí, ¿se han fijado como avanzan los bichejos esos de los grandes ojos saltones que parece que no les caben en la cabeza, pues lo hacen con un gesto muy particular y gracioso, utilizando un rítmico balanceo hacia delante y hacia atrás. Pues eso mismo es lo que hacen los del PSOE: inician un movimiento, observan por si cuela y, cuando se aperciben de que la reacción de la ciudadanía les puede costar un puñado de votos, retroceden al punto de origen. Es una forma de gobernar sui géneris que, si nos debemos atener a los resultados que les va proporcionando con su fiel clientela, deberemos reconocer que no les funciona nada mal.

Lo que sucede es que, cuando uno gobierna, si de verdad quiere hacerlo y no se dedica toda la legislatura a hacer encuestas a cerca de su popularidad y perspectivas electorales; lo que hace es tomar algunas decisiones, que pueden resultar impopulares, en bien de las necesidades del Estado y de la mayoría de los ciudadanos. Vean ustedes la situación económica que estamos soportando en estos momentos y observen la lentitud, las indecisiones, los parches y los errores que se están cometiendo, por parte de los miembros del Gobierno encargados de velar por la salud económica de la Nación, especialmente en ministerios de tanto fuste como son el de Economía y el de Industria. Ya sabemos que el trabajo de mirarse el ombligo puede resultar fascinante para algunos, e incluso es posible que encuentren un cierto placer recordando el cordón umbilical que les unía a la placenta de su madre, pero reconozcamos que no hemos elegido a unos señores, que se deberían ocupar de nuestro bienestar, para que se dediquen a esperar a ver si los problemas se resuelven por sí solos o si viene un maná del cielo que solucione, de una tacada, toda la crisis en la que estamos sumergidos.

Si hace sólo unas semanas se nos anunciaba que se iban a retirar tropas de Ceuta y Melilla, cuando se han percatado de que el tema levantaba ampollas en toda España, han reculado y lo han dejado en suspenso. Lo mismo han hecho, como ya he comentado en otro artículo, con las tarifas eléctricas que empezaron anunciando una subida de un 20% y ahora hablan de un 11’3% para que, al fin se quede, en un 10%. El señor Solbes inyecta 30.000 millones de euros para apoyar a los bancos y a las constructoras mientras el Deutsche Bank asegura un negro porvenir para la banca mediana española, el paro según el Avance del Mercado Laboral del Afi/Aggett puede superar el 11% en el último trimestre del 2008 y, el INE, confirma el gran frenazo en cuanto al crecimiento del PIP en el primer trimestre. Y ¿cómo responde nuestro gobierno socialista a este envite? Pues como resulta ser que, cada país, suele tener los gobernantes que se merece y que, en definitiva, los que gobiernan una nación no son más que el espejo de la mayoría que los ha votado; en nuestro caso, en España, está sucediendo que, como una mayoría de las familias no quieren reconocer que el sueldo les queda corto, con este orgullo innato de los españoles que nos hace querer aparentar ser más de lo que somos y que, ¡antes muerta que sencilla!, lo que corresponde hacer es disimular, intentar dar la sensación de que andamos sobrados, salir a comer cada domingo como si nada ocurriera, aunque el resto de semanas tengas que estar a patatas hervidas.

La vicepresidenta, empapelada de colorines, luciendo el garbo por Nigeria regalando millones; ZP de morreo con Chávez en Chile para conseguir que el dictador perdone al Rey por aquello de “a ver si te callas”; en Catalunya, que se pasan el día mendigando subvenciones de España, ahora resulta que se lo gastan todo en abrir delegaciones en Berlín, París etc. y, por si fuera poco, la Generalitat, la que no ha sabido prever las necesidades de agua para la población y nos priva que hablemos en castellano, se ha vaciado el bolsillo subvencionando con 3’5 millones de euros ¡la educación en catalán en Francia!. Pero, vayamos sumando calamidades: el euroibor está rozando el 5% lo que significa que los sufridos ciudadanos que soportan hipotecas se pueden preparar para nuevas subidas que acaben de acogotarlos. Pero, no nos aflijamos, no nos desesperemos, no nos alarmemos si nuestra cuenta en el banco está bajo mínimos y las perspectivas de aumentos salariales sin ningún futuro, porque señores, el señor ZP ha dado con la piedra filosofal porque, en España, no tenemos crisis, ni recesión ni zarandajas parecidas, en España lo que hay es, agárrense los machos, “Desaceleración transitoria ahora más intensa” ¿Ustedes lo habían oído alguna vez? Claro que no se nos puede pedir a los ciudadanos de a pie que dominemos este lenguaje “técnico” de nuestro Presidente, pero es que me temo que, ni los técnicos, lo entienden tampoco; por lo que ¡vamos servidos! Nos hundiremos pero tendremos el consuelo de que no lo haremos en una recesión de caballo, sino en una “desaceleración transitoria” porque, para ZP parece ser que el término transitorio es elástico, que lo mismo pude significar seis meses que seis años ¡qué le vamos a hacer!

Pero eso sí, a chulos nadie nos gana y, hete aquí, a la Vice de la Vogue, insultando con todo su desparpajo, desde el cocotero en el que está subida para parecer más alta, a todo el gobierno del señor Berlusconi porque, claro está, no es uno de los suyos, es de derechas y, por si fuera poco, se ha empeñado en solucionar el problema del exceso de inmigrantes en Italia, cosa que en España ¡cómo está a la vista! “no nos preocupa en absoluto” porque, cuando sobren, los mandaremos a casa con todos los gastos pagados y además con una dotación económica para que puedan aprender un oficio. Y ustedes dirán ¿y a los españoles que se quedan? Vaya pregunta, pues es evidente, ¡qué los chinchen!

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris